Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Torra y Aragonès irán con diputados y consejeros a la mesa de diálogo entre Gobiernos

Los socialistas censuran que acudan personas ajenas al Govern y lo atribuyen a disputas internas del independentismo

EL 'president' Quim Torra (centro) y el consejero Jordi Puigneró (der.), en un evento en el mercado de la Boquería
EL 'president' Quim Torra (centro) y el consejero Jordi Puigneró (der.), en un evento en el mercado de la Boquería

La Generalitat ya tiene delegación para la mesa de diálogo entre gobiernos sobre Cataluña que se celebrara este miércoles en La Moncloa. La oficina del presidente Quim Torra ha enviado este lunes una nota en la que informa de los nombres designados. Además del propio president y el vicepresidente Aragonès, asistirán los consejeros Jordi Puigneró (Junts per Catalunya) y Alfred Bosch (ERC); los diputados Elsa Artadi (Junts per Catalunya), Marta Vilalta (ERC) y Josep Maria Jové (ERC) y el exjefe de Gabinete de Puigdemont, Josep Rius (Junts per Catalunya). La Moncloa había designado exclusivamente a ministros como sus enviados a ese foro.

Torra aclara que tanto él como Aragonès solo irán a la primera reunión o a aquellas en las que "haya que cerrar acuerdos con la parte española". Los otros seis serán los representantes permanentes. La portavoz de los republicanos y futura negociadora con el Gobierno, Marta Vilalta, ha explicado en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal de la dirección de su partido que la delegación responde a unos criterios de "representatividad del movimiento independentista" y porque son personas "que pueden defender como un solo bloque la posición de Cataluña". "Por eso se ha creído que vinculando las personas del Consell Executiu con los diputados logramos el mejor equipo", ha defendido Vilalta.

El pacto sellado entre PSOE y ERC para desbloquear la investidura de Pedro Sánchez siempre habló de una "mesa de Gobiernos", lo cual daba a entender que sus representantes formarían parte de cada uno de los Ejecutivos, y de manera paritaria. El presidente catalán acaba con esta idea al enviar a Rius (actualmente es asesor en el departamento de Presidencia), a Artadi (es diputada y concejal en Barcelona) y a Vilalta y Jové. Estos dos últimos sí formaron parte de la comisión que negoció la mesa con los socialistas que desencalló la investidura de Pedro Sánchez en enero.

De hecho, Torra deja claro en su nota que los "verdaderos" representantes de los catalanes deberían ser el expresidente de la Generalitat y ahora eurodiputado Carles Puigdemont, huido de la justicia española en Bélgica; el líder de Esquerra, Oriol Junqueras (en prisión cumpliendo la condena por un delito de sedición); La secretaria general de los republicanos, Marta Rovira (huida de la justicia española en Suiza) y Jordi Sànchez, también en prisión tras el juicio al procés.

Vilalta, por su parte, ha querido justificar el hecho de que no todos los enviados a la mesa de diálogo no sean miembros del Ejecutivo catalán. "Es una delegación acordada por el gobierno, con un acuerdo de del Consell Executiu para que tenga esa solemnidad", ha dicho. Y ha pedido al Gobierno central que no se vete ninguno de los nombres si "verdaderamente hay una voluntad de diálogo". "A dia de hoy no conocemos la delegación del Gobierno", ha dicho Vilalta, obviando que la semana pasada La Moncla hizo público un listado. La portavoz republicana ha abierto la puerta a que La Moncloa haga retoques a su delegación, si así lo considera: "Nosotros no queremos vetar ningún nombre. Obviamente aceptamos la delegación que proponga el Gobierno del Estado, por lo tanto, estamos convencidos de que también la parte española respetará la composición de la delegación catalana", ha dicho.

La vicepresidenta de Economía, Nadia Calviño, ha valorado brevemente la composición de la mesa de diálogo, en la que los independentistas han recordado que deberían participar políticos que están actualmente en prisión o en el extranjero, informa Josep Catà. “Lo correcto es que en una mesa entre gobiernos, los representantes formen parte de los gobiernos”, ha dicho. “Desde que llegamos al Gobierno, hemos puesto el diálogo como titular principal. Lo que yo espero es que este proceso avance correctamente: buscar puntos de encuentro y tender puentes”, ha dicho en la presentación del Tech Spirit Barcelona.

En la misma línea que Calviño, la portavoz del PSC en el Parlament, Eva Granados, ha mostrado la "decepción" de su partido por la composición de la delegación catalana al incluir personas que no forman parte del Govern. "Parece que el Gobierno de Pedro Sánchez se toma más en serio que el de Quim Torra esta mesa de negociación", ha dicho Granados, al tiempo que ha lamentado que "la lucha entre familias independentistas se traslade a la mesa". Para la dirigente del PSC, estas disputas por los nombres son "un ejemplo más de que la campaña electoral ya ha empezado en Cataluña" y ha pedido a  la Generalitat que piense en "el interés general", informa Pere Ríos.

"Considero que la composición que ha anunciado el Gobierno de España responde a lo que se ha pactado con ERC. No entramos a valorar algo que todavía entendemos que hay margen para que quede resuelto”, ha trasladado posteriormente Cristina Narbona, la presidenta del PSOE, sobre los componentes de la mesa de diálogo por parte de la Generalitat. “Por parte del Gobierno se ha mantenido lo que está planteado en el acuerdo, es decir, que haya una mesa de diálogo entre gobiernos. El Gobierno de España, el Gobierno de Pedro Sánchez, ha hecho su propia propuesta. Dejemos que llegue el momento de la celebración de la mesa y veamos cuál es finalmente esa composición”, ha referido la dirigente socialista, informa José Marcos.

Torra cambia ahora de criterio pues siempre fue muy crítico con que la mesa fuera un foro de partidos y no de Gobiernos. La delegación ahora anunciada va en contra de este principio, ya que de los ocho miembros de la parte catalana cuatro no son miembros del Govern. El president incluso intentó que asistieran la ANC, Òmnium y la CUP, sin éxito. Torra también dijo, el día de su encuentro con Sánchez en Barcelona, que quería asistir a todas las reuniones. Ahora se descuelga de esa idea.

La delegación del Gobierno estará compuesta, además de Sánchez, por los vicepresidentes primero y segundo (Carmen Calvo y Pablo Iglesias), el ministro de Universidades, Manuel Castells; el de Sanidad, Salvador Illa, y la de Política Territorial, Carolina Darias. Se trata de cuatro miembros socialistas y dos de Unidas Podemos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >