X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

El PSC sufrió el 59% de los ataques contra sedes de partidos políticos en Cataluña

Un informe de la Generalitat registra 212 actos vandálicos en dos años y sitúa a Esquerra como el segundo partido más perjudicado

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, en la sede del partido de Sant Martí, en Barcelona.

Seis de cada diez ataques a sedes de partidos en Cataluña ocurridos en los dos últimos años se cometieron contra locales del PSC. Concretamente, 125 actos vandálicos de un total de 212, según el informe elaborado por la Oficina de Derechos Políticos y Civiles, dependiente de la vicepresidencia de la Generalitat presentado este jueves. El segundo partido más atacado fue Esquerra Republicana (47 incidentes) y a mucha distancia, Ciudadanos, con 11.

Esta formación airea en las redes sociales todo ataque que sufre y construye una imagen que la estadística oficial desmonta. Por detrás figuran las sedes de la CUP, que sufrieron una decena de ataques, Podem (siete), el PDeCAT y el PP, con cuatro en cada caso y cierra la lista Junts per Catalunya, con tres. Las cifras provienen de seis fuentes de información distintas, entre ellas, los datos solicitados por esta Oficina a los partidos políticos.

En la mayoría de las ocasiones (142) se trata de pintadas en la fachada, la entrada o los alrededores de las sedes. Más preocupante son las 12 acciones en que se rompieron vidrios o se forzaron la cerradura, en otros seis casos hubo lanzamientos de botellas de vidrios o huevos, dos incendios y una ocupación de locales. El informe no detalla estos hechos por partidos.

“El gran número de las agresiones que se han recogido provienen de la actividad de grupos de ideología españolista y con vinculaciones con la extrema derecha”, dice el informe, aunque fuentes del PSC rebatieron esa opinión. “La sede central de la calle de Pallars, en Barcelona y otras muchas que tenemos en Cataluña fueron pintadas de amarillo”, aseguran, el color empleado por el independentismo para reclamar la libertad de los políticos presos.

Uno de los episodios más intensos que sufrió el PSC ocurrió la noche del 17 de diciembre de 2018, cuando 14 sedes fueron pintadas por Arran, la organización juvenil de la CUP, cuatro días antes de que el Consejo de Ministros se reuniera en Barcelona. En otros casos, las sedes socialistas aparecieron con frases amenazadoras (Nunca más dormiréis tranquilos), a favor de la secesión (Única vía, independencia), con carteles en favor del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 o firmadas por los cdr pidiendo la libertad de personas detenidas.

Los 212 ataques a sedes de partidos en dos años son una parte de los 655 “actos de intolerancia” ocurridos en este tiempo. Entre ellos, 158 ataques contra la integridad física y 105 acciones violentas contra particulares, que en 16 casos correspondieron a uso de armas o carabinas contra personas o locales independentistas. Hubo también 98 intimidaciones, insultos o amenazas y 36 casos de ataques contra ayuntamientos o bienes municipales por lucir simbología secesionista. Con toto, el director de la Oficina, Adam Majó, indicó que la violencia política en Cataluña “ha disminuido” y que no se puede hablar de que haya un “problema de convivencia”. “Quien diga lo contrario, seguramente no ha vivido en lugares en los que hay un problema serio de convivencia, como Irlanda del Norte o el Líbano” aseguró.

El informe también incluye la llamada “cartografía de la represión” tras el referéndum ilegal del 1 de octubre y asegura que se han contabilizado 308 personas detenidas y 817 investigadas, así como el cierre de 144 webs.