Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez deniega el ‘habeas corpus’ para reclamar la libertad de Junqueras

El presidente de ERC plantea al PSOE la celebración de una consulta cuyo resultado no sea vinculante jurídicamente, pero sí políticamente

El padre de Oriol Junqueras, Artur Junqueras, en el Juzgado de Manresa.
El padre de Oriol Junqueras, Artur Junqueras, en el Juzgado de Manresa.

El juzgado de Manresa (Barcelona) ha rechazado este viernes el habeas corpus presentado horas antes por la familia del presidente de ERC, Oriol Junqueras, pidiendo su puesta en libertad inmediata. La magistrada del juzgado de primera instancia, Bibiana Segura, no acepta la incoación de este procedimiento, pensado para detenciones ilegales, porque considera que "no concurren ninguna de las condiciones" que regulan qué es una detención ilegal.

En su auto, la juez recuerda que Junqueras se encuentra en prisión en virtud de la sentencia del Supremo del pasado mes de octubre, que lo condenó a 13 años de cárcel. "Por tanto, hay una decisión judicial de acordar la privación de libertad, situación en que la petición de habeas corpus debe de ser inadmitida", concluye la magistrada.

El tribunal asume así la posición de la Fiscalía de Manresa, que había manifestado su oposición al recurso. En su escrito, el Ministerio Público argumenta que la discusión sobre si el Supremo tendría que haber excarcelado a Junqueras no puede ser resuelta por el procedimiento del habeas corpus, sino que se tiene que plantear las alegaciones ante el alto tribunal español. La Fiscalía recuerda, además, que faltan los requisitos para tramitar el habeas corpus (que se usa habitualmente para detenciones no acordadas por un juez, como arrestos policiales), ya que la prisión de Junqueras "se ha acordado judicialmente por el Tribunal Supremo y bajo su control respectivo se encuentra su cumplimiento".

El padre y la mujer del líder de ERC habían presentado esta mañana la petición de habeas corpus al juzgado de Manresa para pedir su puesta en libertad inmediata porque consideran que Junqueras se encuentra ilegalmente en prisión tras la sentencia del tribunal europeo, que le reconoció su inmunidad tras ser elegido eurodiputado, pero que ayer el Supremo frenó con su decisión de no dejarlo en libertad y considerar que continía inhabilitado. El propio Junqueras se ha mostrado convencido de que al final lograrán vencer. "Es una batalla que acabaremos ganando. Estoy convencido de que la decisión de Luxemburgo era clara y evidente. Al final Europa nos dará la razón. Puedo estar en la cárcel el tiempo que haga falta, no tengo prisa en salir", ha asegurado en una entrevista a Telecinco. Junqueras ha vuelto a descartar pedir el indulto. "El Indulto es una gracia, una decisión que toma el Gobierno y no lo quiero. Nada de lo que he hecho es delito", ha remachado. 

Sobre el acuerdo de investidura y la formación de Gobierno entre PSOE y Podemos, Junqueras ha apuntado que "es bueno que haya un Gobierno y que funcione", aunque recalca la distancia ideológica. "Nos separan muchas cosas con el PSOE como su falta de humanidad ante la prisión injusta, pero era peor un Gobierno de PP, Ciudadanos y Vox". El líder republicano ha asegurado que todavía no ha recibido ninguna llamada ni mensaje de Pedro Sánchez y ha criticado la falta de coherencia del nuevo presidente español. "Sánchez es capaz de muchas cosas en el mismo momento. Es capaz de decir que no podía gobernar con Podemos y luego decir que es la mejor opción".

Respecto al acuerdo entre el PSOE y ERC para que los republicanos se abstuvieran en la investidura de Sánchez, Junqueras ha listado tres condiciones del pacto: "diálogo, negociación y consulta". Según el presidente de ERC, todos los acuerdos que salgan de la mesa de negociación entre los dos Gobiernos se someterán a consulta ciudadana.

Junqueras no renuncia a una nueva celebración de un referéndum independentista, a pesar del rechazo que ha mostrado el Gobierno socialista. No obstante, el líder republicano ha explicado que ha puesto sobre la mesa tres propuestas para poderlo llevar a cabo: que sea el Estado el que haga el referéndum, que se traspasen las competencias para que lo pueda hacer la Generalitat o que se celebre una consulta -que estaría amparada en la Ley de consultas catalana- y que su resultado no sea vinculante jurídicamente, pero sí políticamente.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >