Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS i

Un trío y un beso ‘accidental’ en TV3

En el 'kilómetro cero' artístico puede encontrarse un espectáculo igual o mejor que el que marcó las campanadas en la cadena autonómica catalana

Cruanyes (izquierda), Fernández y Molina, en el momento del brindis.
Cruanyes (izquierda), Fernández y Molina, en el momento del brindis.

TV3 tuvo el acierto de proponer un trío (profesional) en lugar de la habitual parejita de presentadores en su espacio de las campanadas de fin de año. Fueron Toni Cruanyes, María Fernández y Tomàs Molina, todos del equipo de los informativos. Sobre la indumentaria, hubo más vacilación. Ya salieron en el Telenotícies de la noche para anunciar el programa. En este anticipo iban pertrechados con bufandas, gorras, jerséis… En un anuncio promocional posterior, Fernández ya lucía un vestido más llamativo y brillante. En la última previa, Molina, para tranquilizar a la audiencia, contó que la temperatura era de diez grados pero que unos vestidos de piel sintética los protegían del resfriado. Al final, particularmente ella, salieron más desabrigados, con vestidos de ceremonia. Afortunadamente, no quisieron emular el efecto Pedroche, pero tampoco se atrevieron a seguir con la gorra puesta y hablaron mucho de la indumentaria. Cruanyes anticipó que veríamos una sinfonía espectacular con pirotecnia, performance y música atmosférica. El fuego se distribuía por las escalinatas frente al MNAC creando un elegante efecto espacial poco habitual en los festejos pirotécnicos. Sobre lo otro (actores llenos de bombillas encaramándose a una estructura colgada, un cilindro donde se proyectaban imágenes) por televisión no se pudo observar el supuesto alcance simbólico que tenía la cosa. Aventuro que no mucho, a pesar de las intenciones de la compañía francesa Groupe F. La misma que tuvo a su cargo la fiesta del 2019 y que, en el pasado, hizo más de una vez el fin de año de Londres. En el Km. 0 puede encontrarse lo mismo, o mejor.El seguimiento de las campanadas, con un reloj de infografía, se hizo sin incidentes y los presentadores tuvieron una acertada discreción, poco solemnes (incluido el beso accidental entre Molina y Cruanyes) salvo para el autobombo corporativo sobre los 10 años de liderazgo de TV3.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >