Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una multitudinaria boda sin invitados

El teatro OFF Latina acoge 'Nuestra boda', una adaptación del corto integrado en la película argentina 'Relatos Salvajes'

Un momento de la obra 'Nuestra boda'.
Un momento de la obra 'Nuestra boda'.

¿Cómo organizar una boda con cientos de invitados y decenas de trabajadores en un espacio de unos pocos metros cuadrados y sin apenas presupuesto? Eso mismo se preguntó la directora madrileña Maijo Pazos cuando una noche de desvelo vio la película Relatos Salvajes (2014), de Damián Szifrón. "Todos los cortos que forman el largometraje son súper potentes, pero al llegar al último, al de la boda, me quedé totalmente impresionada", cuenta Pazos. "Pensé que esa historia tenía un tremendo potencial para llevarla al teatro, pero, aun así, suponía un gran reto de adaptación", añade.

Aunque la trama es la misma que la de la película argentina (la novia se entera en su boda que el novio le ha sido infiel con una de las invitadas), la adaptación teatral Nuestra Boda se diferencia en algunos aspectos como el número de personajes de carne y hueso: el novio, la novia y la organizadora de bodas, interpretada por la propia Maijo. "Durante los ensayos, contemplamos la posibilidad de que yo interviniese en la función como apoyo, para dar cobertura a los actores. A mí no me gusta eso de exponerme porque yo no soy actriz, pero me ha venido bien integrarme en la historia y creo que ha enriquecido la puesta en escena", explica la directora.

La invitada con la que el novio ha engañado a su ya esposa es un vestido colgado de una percha y el resto de invitados son los espectadores. "El público es una parte fundamental del montaje, los actores interactúan a veces con ellos, aunque no todos se muestran igual de dispuestos a participar", dice Pazo y añade que es muy importante que, "desde el minuto uno, los actores vean a esas personas sentadas en las butacas del teatro como sus amigos y miembros de su familia".

"Depende de cada función, hay veces que el público se entrega más y otras que no, pero esta obra es todo un ejercicio de interpretación que funciona gracias a la complicidad entre nosotros, los actores, y Maijo", apunta Iñigo de la Serna que interpreta a Abel, el novio. "Un montaje tan íntimo tiene su parte buena", añade Isabel Martín, actriz que encarna a Marta, la novia. "El minimalismo de la escena hace que te apoyes mucho más en tu compañero porque no tienes otros elementos para hacerlo. Suena complicado, pero el resultado es mucho más impactante para el público".

Iñigo de la Serna que interpreta a Abel, el novio.
Iñigo de la Serna que interpreta a Abel, el novio.

En esta adaptación libre del corto Hasta que la muerte nos separe, Pazos ha querido dar más voz al novio. "Me parecía que no estaba equilibrado y quería saber un poco más sobre cómo se siente él y cómo vive una situación así. No quería demonizarlo ni poner todo el foco en la novia", explica la directora que ha creado nuevas escenas para el montaje. "Abel interpela al público en un monólogo que nos hace reflexionar sobre nuestra moralidad", añade.

"Tampoco quería hacer una parodia de esta historia, aunque es tan esperpéntica que bien se podría haber adaptado a este género", aclara Pazos y añade que si el público se ríe con los actores es "porque las grandezas y bajezas del ser humano tienen algo de tragicomedia que nos hace llorar y reír a la vez viendo a estos personajes lidiar con un momento tan difícil". "No es necesario un dramón lacrimógeno para empatizar con ellos", apunta Martín.

Las diferencias entre el medio cinematográfico y el medio teatral, llevaron a Pazos a alterar algunas de las escenas originales. "Yo no tengo una cámara para meterme encima de los actores mientras bailan y conversan", dice refiriéndose a la escena del vals. En Nuestra boda, los personajes bailan un pasodoble español que despierta las risas del público. "Quizá esa sea la única diferencia, pero por lo demás, las bodas en España y Argentina son bastante parecidas", dice la argentina Ángeles Vidal tras ver la obra.

Nuestra Boda puede verse todos los viernes de noviembre y diciembre en el teatro-bar OFF Latina (Mancebos, 4), que busca impulsar el teatro off de la capital. Sus dos salas —una de ellas ubicada en una antigua carbonera del siglo XVII acogen una amplia programación para todos los públicos: desde comedias, dramas, monólogos y espectáculos de improvisación, hasta números de magia, musicales y conciertos de flamenco.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información