Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Inspección laboral no sanciona a Telemadrid, pero le obliga a abonar más de 387.000 euros

El periodo analizado va de junio de 2017 a septiembre de 2019, concretamente en los contratos de colaboradores y presentadores, que tienen caracter puntual

Sede de Telemadrid en la Ciudad de la Imagen, en Pozuelo.
Sede de Telemadrid en la Ciudad de la Imagen, en Pozuelo.

La Inspección Provincial de Trabajo acaba de concluir una visita a Telemadrid. Y tras revisar sus contratos —concretamente los de colaboradores y presentadores— ha concluido que la cadena debe abonar 387.665,16 euros en concepto de cuotas atrasadas de la Seguridad Social. A pesar de ello, la Inspección no ha sancionado a la empresa pública.

“Radio Televisión Madrid valora muy positivamente que la Inspección no encuentre motivos de sanción. Este tipo de contratación de colaboradores y presentadores se ha realizado de manera normal en Telemadrid a lo largo de toda su historia, como también se hace en otras cadenas públicas de ámbito nacional y autonómico”, dice un portavoz de la cadena. La Inspección ha supervisado el periodo que va de junio de 2017 a septiembre de 2019.

Por la dinámica laboral de un medio de comunicación -más en una tele-, se realizan numerosos contratos puntuales; para participar en un programa o en una tertulia, por ejemplo. “Si no se realizan, no salen los programas”, explican fuentes de la cadena. A la vez, la Ley de Radio Televisión Madrid (la 8/2015) obliga a que “la contratación de personal laboral requiera el visto bueno de la Comunidad. “Cada una de las contrataciones tiene que ser autorizada. Es rocambolesco; choca con el modelo de trabajo”, explica Luis Lombardo presidente del Comité de Empresa de Telemadrid. “La regularización se ha hecho efectiva solo cuando el Gobierno de la Comunidad de Madrid, a través de la Consejería de Hacienda, así lo ha ido autorizado”, continúa. En la Asamblea de Madrid se ha hablado sobre la necesidad de reformar esa ley (el artículo 34) “para adaptarla al funcionamiento de una empresa de comunicación”, según fuentes de la cadena. “También para evitar que se utilice con fines distintos de los previstos en la norma”, agregan.

“Este revuelo se está organizando por el ruido mediático que se está haciendo”, agrega. Hace referencia al cuestionamiento que se está realizando de la cadena, como por ejemplo el de la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso (PP), que hace unos días dudaba de su función de servicio público. Después rectificó. Al poco, aparecieron ataques en redes sociales. Meses antes, el partido de extrema derecha Vox, cuyos votos han sido necesarios para fraguar el pacto entre PP y Cs para gobernar la Comunidad, ya había lanzado sus dardos contra Telemadrid reclamando su cierre durante la campaña electoral.

“Es un movimiento chusco y teledirigido”, apunta Lombardo, que considera que esta ofensiva apunta a la dirección actual —al frente de la que está José Pablo López desde febrero de 2017—: “Una dirección fruto del consenso”, apunta el representante de los trabajadores. Y agrega: “Si ves los números, va bien; hay rigor en la gestión; transparencia; una linea de opinión plural; y, sobre todo, no es una dirección corrupta.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información