Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los barrios de Madrid en los que hay más cucarachas

La densidad de población y la antigüedad de los edificios influyen en la adaptación de estos insectos

En verano, los madrileños desaparecen de Madrid. Las cucarachas, en cambio, florecen. Los avisos por plagas de los que probablemente sean los bichos urbanos más odiados se disparan entre junio y julio de cada año. Compartimos espacio vital con ellos, sobre todo cuando las condiciones ambientales juegan a su favor. En la capital no aparecen igual en un barrio que en otro. En esta ciudad, las diferencias y las desigualdades entre barrios repercuten hasta en el número de plagas de cucarachas. Con alguna excepción.

El Departamento de Control de Vectores publica el detalle de todas y cada una de las intervenciones que realiza en la ciudad, siempre relativas al alcantarillado exterior (que es el menos visible, no las tuberías que se ven en una casa). Solo las relacionadas con ratas movilizan más a este departamento cuyas labores se realizan, en gran medida, por las denuncias ciudadanas. Para elaborar el mapa hemos utilizado las alertas por cucaracha oriental, que en Madrid es la más común. Al contrario de lo que ocurre en el resto de España, la americana no está desplazando esta especie. En la capital, se registraron en 2018 el triple de avisos por la primera que por la segunda.

Cucarachas en una alcantarilla de Madrid.
Cucarachas en una alcantarilla de Madrid.

La población de estos insectos blatodeos se tiene bajo control con los cebos insecticidas diseminados en su ambiente natural, el alcantarillado. El estado del mismo es clave para que haya más o menos en determinadas zonas. Pero no es el único factor. Los aspectos medioambientales, explican desde el Departamento de Control de Vectores, son los que determinan su distribución geográfica. La presencia de una fuerte cubierta vegetal, por ejemplo, es particularmente relevante. Pero también importa el ambiente urbano: "Influye mucho la antigüedad de las viviendas, el tipo de construcción e incluso el nivel de mantenimiento de las tuberías, un factor más vinculado al hecho de que haya más dinero", explica José María Cámara, responsable técnico de la unidad de prevención y control de plagas del Ayuntamiento.

No hay relación directa entre número de habitantes y avisos. Eso es, ni el casco histórico de Vallecas ni Aluche, los dos barrios más poblados, encabezan el listado de los que más denuncian. Pero sí importa mucho la densidad de la población, el hecho de que haya muchos habitantes viviendo en poco espacio. En Orcasitas (Usera) se registraron 11 alertas por cada 10.000 habitantes y en Hellín, 9 por cada 10.000. Pinar del Rey (en Hortaleza) y Las Águilas y Puerta del Ángel (entre Carabanchel y Latina) son los barrios donde más alertas se registraron en 2018 en números absolutos. 

Pero a veces la naturaleza ajusta los desequilibrios norte - sur creados por el hombre. Pregúntenselo, si no, a los vecinos de Aravaca, concretamente los del código postal 28023, el que según la Agencia Tributaria tiene la renta media más alta de la capital (61.400 euros). La seguridad privada de chalés y urbanizaciones nada pudo hacer contra 18 plagas de cucarachas que se denunciaron en 2018, convirtiéndolo en el tercer barrio con más alertas.

“Es imposible exterminarlas”

Milagros Fernández de Lezeta, directora general de la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA).
Milagros Fernández de Lezeta, directora general de la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA).

Milagros Fernández de Lezeta, directora general de la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA), ha dedicado su vida profesional al control de plagas.

P. Las estadísticas dicen que hay más cucarachas en el sur. ¿Por qué?

R. Son los datos que tenemos. Tienen que ver factores como la densidad de la población por metro cuadrado, características de los edificios y/o los hábitos de vida. A fin de cuentas, siempre va a haber cucarachas en el sistema de alcantarillado. El problema es controlar que esas cucarachas no accedan a la vía pública o al interior de los edificios. Saldrán si fuera encuentran alimento y con eso pueden sobrevivir. En esas zonas donde se denuncian más casos debe haber mejores condiciones para ellas. Donde hay mucha gente hay más basura. De eso se alimentan y aumenta su capacidad de proliferación.

P. ¿Cuál es la mejor forma de evitar que entren en las casas?

R. El acceso que puedan tener a nuestros domicilios dependerá de varios factores. Uno de ellos es dónde y cómo se guardan los contenedores de basura. Se tienen que recoger conforme a la ordenanza municipal. Tanto los cuartos de basura como los contenedores se tienen que limpiar periódicamente. También dependerá de cómo esté construido el edificio, el estado de las arquetas, si las conducciones sanitarias están bien diseñadas, si en las paredes no hay roturas o grietas.

P. En Madrid hay más proliferación de cucarachas orientales.

R. También se conoce como cucaracha negra. Prefiere las zonas húmedas y con temperaturas suaves, por eso la podemos encontrar en el alcantarillado, jardines, sótanos, etcétera, a diferencia de la cucaracha rubia, que prefiere temperaturas más elevadas y se esconde en el interior de establecimientos y viviendas, sobre todo detrás de los electrodomésticos. La tercera especie de cucaracha que existe en nuestro país es la cucaracha americana; una especie invasora que está colonizando los sistemas de alcantarillado. Este año, en Madrid hay menos incidencias de cucaracha americana, porque ha llovido poco y el verano está siendo muy seco. Esta especie vino del continente americano, acompañando a las mercancías que se transportaban en barco o avión. En Madrid, los primeros focos se detectaron hace unos 30 años en la zona del Parque de las Avenidas donde residían muchos empleados de líneas aéreas.

P. ¿Es más grande?

R. Sí, en su fase adulta pueden alcanzar un tamaño de entre 3 a 5 centímetros. Las orientales pueden llegar hasta los 2,5, y la cucaracha rubia 1,5 centímetros.

P. Las cucarachas han sido perseguidas por el hombre desde siempre. ¿Cómo han logrado sobrevivir a esta persecución?

R. Es imposible exterminar a las cucarachas. Tampoco debería ser nuestro objetivo. Todos los seres vivos cumplen una función. Ahora que hablamos tanto de biodiversidad y sostenibilidad, ellas cumplen la misión de consumir nuestros residuos. Sería absolutamente imposible exterminarlas. Lo que tenemos que hacer es controlarlas.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información