Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una tienda ‘online’ permite a los ciegos comprar en braille

Las personas con discapacidad visual podrán hacer sus compras con autonomía

Los medicamentos son los únicos productos que en Europa están obligados a estar etiquetados en braille.
Los medicamentos son los únicos productos que en Europa están obligados a estar etiquetados en braille.

Que las personas con discapacidad visual puedan comprar cualquier producto, siempre etiquetado en braille, desde el móvil o el ordenador. Este es el objetivo de la tienda en línea que el emprendedor Felipe de Abajo, estudiante del máster de Educación y TIC de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), ha impulsado. En la web, bautizada con el nombre de Alblin, se podrán adquirir desde alimentos o bebidas hasta productos de higiene, de belleza o de bebé. "El proyecto pretende mejorar y permitir la identificación de productos, así como autonomía y comodidad para las personas con discapacidad visual", explica el joven.

Felipe se dio cuenta de las dificultades que tiene una persona con discapacidad para leer el contenido de cualquier producto. Desde entonces, empezó a interesarse por el tema y encontró marcas que incorporaban el sistema braille en sus productos, aunque estas eran muy pocas. Por eso, se le ocurrió catalogar todos esos artículos y, así, facilitar que las personas con discapacidad visual puedan comprar a través de Internet.

En el proyecto han colaborado asociaciones como la ONCE y la B1+B2+B3. De manera que, actualmente, algunas personas con discapacidad visual ya pueden acceder a la tienda mediante dispositivos como la línea braille, que traduce a braille el contenido de otro dispositivo, o el lector de pantalla, que traduce los textos a formato de voz.  "Somos un consumidor más y debemos poder acceder a la información", afirma Ana Llauradó, jefa de la Comisión de Braille de la ONCE. Sin embargo, "la cantidad de productos etiquetados en el supermercado es mínima o nula", denuncia Llauradó, reclamando que se incorpore el braille en todos los productos. Aun así, esta iniciativa supone "un paso hacia la inclusión de las personas con discapacidad visual", añade.

Además, el proyecto podría contar con un servicio de voluntariado para que las personas discapacitadas puedan ser acompañadas a los supermercados donde saben que se encuentra el producto que han descubierto en la web o, incluso, puedan ofrecer clases de nuevas tecnologías para que se puedan valen por sí mismas. Sobre esta cuestión, Llauradó asegura que ya hay supermercados como Alcampo que ofrecen servicio de acompañamiento en compra, lo cual permite cierta comodidad a la hora de buscar productos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >