Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“La seguridad de Puigdemont compete a las autoridades belgas”

El nuevo jefe de los Mossos d'Esquadra, Eduard Sallent, asegura que cumplirá las órdenes de los jueces en todo momento

Eduard Sallent, 47 años, ascendió el mismo día a comisario y a jefe de Mossos. Es el cuarto responsable de la policía catalana en menos de dos años.

Pregunta. ¿Se siente cómodo con cómo ha sido nombrado?

Respuesta. No me corresponde a mí ni nombrar ni cesar a jefes del cuerpo, es una facultad del consejero y lo hace cómo cree más oportuno. Pero habrá continuidad en los temas esenciales con mi antecesor.

P. ¿Es usted un hombre de confianza de Torra?

R. No lo había visto nunca. Lo vi media hora la semana siguiente de que me nombrasen. No he tenido ningún contacto con ningún presidente de la Generalitat.

P. Con 20 años fue cara visible de un sindicato independentista. ¿Sigue vinculado a alguna organización de ese tipo?

R. No. La Federación Nacional de Estudiantes de Cataluña en 1992 no era un sindicato independentista. Yo estuve un tiempo y me fui porque no estaba a gusto y de allí me fui al Ejército.

P. ¿El Gobierno de Puigdemont puso a los Mossos en la picota?

R. La situación aquellos meses fue extremadamente delicada para los Mossos. El contexto político e institucional de Cataluña, sus relaciones con el Estado, dificultaron mucho nuestro trabajo. Ha quedado ampliamente dicho.

P. ¿Los políticos son los responsables?

R. Los políticos tienen responsabilidades políticas y nosotros, operativas. Cada uno tendremos que hacer nuestro examen de conciencia, qué podríamos haber hecho mejor y qué no se hizo bien.

P. ¿Qué se hizo mal?

R. Mossos debe tener mucha más fluidez de comunicación con determinados estamentos del Estado. Es bueno reforzar herramientas como el CITCO [Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado, dependiente del Ministerio de Interior], la relación con la Secretaría de Estado, y explicar directamente tu visión, tu perspectiva, tus necesidades.

P. ¿Los Mossos d'Esquadra están politizados?

R. No. Hay gente que politiza a los Mossos, pero no lo están. Somos funcionarios públicos que actuamos con neutralidad absoluta. Que haya gente que quiera construir discursos políticos, en un sentido y en otro, es otra cosa.

P. ¿El Govern también ha construido esos discursos?

R. Unos y otros han construido visiones de nosotros. O se han publicado en los medios. O se explican historias sobre nosotros, en las que cualquier parecido con la realidad es una coincidencia.

P. ¿Le parece bien que la nueva escolta de Torra no dependa de usted?

R. Me la he encontrado hecha. Es un área que el Gobierno ha impulsado, traduciendo prácticamente el decreto de La Moncloa y aplicándolo. Nadie me ha preguntado ni consultado. Espero que los Mossos de esta unidad actúen como se les ha enseñado.

P. ¿Se ha planteado disolverla?

R. No corresponde al jefe del cuerpo eso. No sería normal institucionalmente. Tienen derecho a sus 100 días de gracia.

Mossos debe tener mucha más fluidez de comunicación con determinados estamentos del Estado

P. ¿Hay agentes de esta unidad en servicio o fuera dando seguridad a Carles Puigdemont?

R. Hay dos personas acusadas en la Fiscalía de la Audiencia Nacional porque acompañaban a Puigdemont cuando fue detenido en Alemania. También se ha constatado en otros momentos que personas podrían hacer este servicio fuera de horas de trabajo. Es algo que no se debería producir.

P. ¿Mossos tomará medidas?

R. Más que Mossos, si hay dos personas encausadas en la Audiencia Nacional es buen ejemplo de que no es un tema sin consecuencias. Que lo tengan presente.

P. Usted no lo ve bien…

R. Efectivamente

P. ¿Cómo lo solucionaría?

R. Es complejo, lo hacen fuera de las horas de servicio. No puedo prohibir a la gente que vaya. Lo único que puedo hacer es lo que hago ahora: decir, escuche, esto no es inocuo, puede tener consecuencias directas para usted y también institucionales para nosotros.

P. ¿Cree que Puigdemont debe tener seguridad en Bélgica?

R. Es un tema que compete a las autoridades belgas, que son quienes tienen la responsabilidad de seguridad en aquel Estado y, por tanto, deben hacer ellos la valoración.

P. ¿Qué hará para solucionar la delincuencia en Barcelona?

R. Tendremos que reforzar el número de efectivos, pero también hay que mirar los elementos urbanísticos y sociales que juegan en nuestra contra, como la zona en la que estamos, que permite la movilidad de los grupos organizados entre Italia, Francia y España, o el turismo.

Eduard Sellent, durante la entrevista. ampliar foto
Eduard Sellent, durante la entrevista.

P. ¿Estamos peor que hace cuatro años?

R. Venimos de una crisis muy severa. En contra del pensamiento universal, con las crisis baja el delito. Hay menos que robar. Ahora estamos en fase de crecimiento económico, y con él crece el delito. Pero estamos muy por debajo de la media de nuestro entorno, y de los máximos históricos de nuestra ciudad.

P. ¿La gestión de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha contribuido en los malos datos?

R. No creo que sea un elemento central.

P. ¿Es un elemento colateral?

R. Algunos problemas se podrían haber abordado de otra manera, como la ocupación de inmuebles o el top manta, que piden un abordaje integral.

P. ¿Los MENA (menores extranjeros no acompañados) son un problema para la seguridad?

R. No especialmente. Los menores no acompañados es un fenómeno que ha superado las capacidades que tenemos de acogida. Algunos cometen delitos, y estamos sobre ellos. Pero sería igual de injusto decir que ellos son el problema, como negar que algunos de ellos cometen delitos.

P. ¿Ellos están detrás de los malos datos de Barcelona?

R. No, no únicamente. Hay más factores. Igual que con las agresiones sexuales. Ha habido dos elementos muy interesantes: la concienciación social de que un abuso es un delito serio y se reduce mucho la cifra negra. Y luego el tema mediático con determinados casos que nos ha permitido tomar conciencia a todos de la extrema gravedad de estos hechos. Y se debe denunciar.

P. ¿Temen un nuevo atentado terrorista en Cataluña?

R. Continuamos teniendo activos que pueden poner en riesgo la seguridad, no se puede bajar la guardia. Pero no tenemos información operativa que avale que pueda haber un atentado.

Hay gente que politiza a los Mossos, pero no lo están. Somos funcionarios públicos que actuamos con neutralidad absoluta

P. ¿Hubiese hecho lo mismo que Trapero el 1-O?

R. Hubiese intensificado las relaciones directas con todos los interlocutores.

P. ¿No se hizo?

R. Se podría haber hecho más.

P. ¿Puede haber una respuesta violenta a la sentencia del procés?

R. No. Los escenarios probables son una gran movilización, de las que ya hemos vivido, y algún tipo de parada de país.

P. Torra llegó a pedir dimisiones en Mossos por cargar contra los CDR. ¿Se plantará ante ese tipo de presiones?

R. Yo soy jefe del cuerpo y nadie entrará en las decisiones operativas, es mi trabajo. Si algo hemos aprendido todos es que el trabajo del jefe del cuerpo, de los mandos, es la decisión técnica, y nadie debe entrar.

P. ¿Usted, como dijo Trapero, detendría a sus jefes políticos si se lo ordenasen?

R. No entro en futuribles, pero somos policía judicial y cumpliremos las órdenes de los jueces en todo momento.

P. Entonces, lo haría

R. Cumpliría cualquier orden que me diese un juez.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información