Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Mossos sospechan que el ladrón de la familia real qatarí se hizo pasar por alguien de su entorno

La policía catalana cuenta con imágenes del presunto autor, al que atribuye más robos

Agentes de los Mossos d'Esquadra, este martes, en la plaza de Cataluña de Barcelona.
Agentes de los Mossos d'Esquadra, este martes, en la plaza de Cataluña de Barcelona.

Las primeras investigaciones apuntan que la persona que se llevó la caja fuerte de una de las habitaciones del hotel de lujo Monument, en Barcelona, en el que se alojaban miembros de la familia real de Qatar se hizo pasar por familiar o alguien de su entorno para lograr una copia de la llave y entrar en la habitación 507, donde guardan joyas y dinero en metálico. Los agentes cuentan con imágenes del autor, según fuentes al corriente de la investigación, al que consideran sospechoso de varios robos más.

Los Mossos están ahora pendientes de identificarlo y lograr detenerlo. El robo se produjo entre las dos y media de la tarde y las nueve de la noche en la habitación 507 donde se alojaba la hermana del denunciante y su hija de dos años y medio. Él y la madre de ambos estaban en la pieza contigua, en la 506, sin que nadie entrase en ella.

La familia llegó al hotel el miércoles de la semana pasada, 26 de junio, y el robo se produjo tres días después, el sábado 29. Habían pasado los días entrando y saliendo del hotel, donde dejaban las compras que hacían en la ciudad. También tenían un conductor al que habían contratado y les hacía de chofer por Barcelona. Su intención era quedarse hasta el viernes en el Monument, pero tras el robo se mudaron a otro hotel también de lujo de la ciudad.

El denunciante, de 26 años, detalló a la policía lo que les habían robado un reloj por valor de 20.500 euros de Van Cleef & Arpels, una pulsera de oro de Chaumet de 6.000 euros, dos anillos de oro y diamantes por un valor de 9.000 euros, un bolso de Chanel que habían comprado en la ciudad y más de 6.000 euros en efectivo. 

Inicialmente, los Mossos temieron no contar con las imágenes del hotel fruto de un problema informático que hubo en el hotel el día antes. Pero finalmente, han logrado extraerlas y han podido comprobar el trasiego de personas que entraron y salieron cuando robaron a la familia y poner cara a quien sospechan que cometió el robo. Trabajadores del consulado de Qatar asistieron durante la denuncia a los miembros de la familia real.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >