Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ecologistas denunciará al nuevo Ayuntamiento si elimina Madrid Central

El periódico 'The Guardian' avisa de que Madrid sería la primera ciudad de Europa en revertir una zona de bajas emisiones

Señales de Madrid Central en uno de los accesos al área. En vídeo, políticos de la Comunidad de Madrid hablando sobre el futuro de Madrid Central.

Ecologistas en Acción, que cada mes evalúa la calidad del aire en Madrid, ha constatado con datos la eficacia de Madrid Central, que reduce la contaminación sin crear 'efecto frontera'. Por eso, si José Luis Martínez-Almeida (PP) se convierte en el nuevo alcalde y lleva a cabo su plan de "revertir" esta norma, la organización ecologista llevará al Ayuntamiento ante la justicia, tanto en España como ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. "La Comisión Europea estuvo a punto de sancionarnos por la elevada contaminación en Madrid, pero no lo hizo porque se puso en marcha Madrid Central. Si se revierte, aunque sea solo en algunos de sus detalles, subirá la contaminación y el proceso de la multa millonaria se activará de inmediato", dice Juan Bárcena, portavoz de la ONG. 

La polémica sobre Madrid Central ha saltado las fronteras españolas y no precisamente para mejorar la marca España. El periódico británico The Guardian publicó hace 10 días un artículo en el que señala que Madrid podría convertirse en la primera ciudad de Europa que da marcha atrás en sus esfuerzos por mejorar la calidad del aire y revierte una zona de bajas emisiones, una medida que se impone en cada vez más ciudades europeas. Además, el diario señaló que esta medida estrella de Manuela Carmena ha logrado reducir el tráfico y la contaminación en la ciudad, pero ha sido el blanco de la ira de los conservadores, que han hecho campaña contra la iniciativa. El rotativo también destacó las declaraciones de Isabel Díaz Ayuso, candidata del PP a presidir la Comunidad de Madrid, que señaló que los atascos nocturnos son "una seña de identidad de Madrid".

Su homólogo en el Ayuntamiento, Martínez-Almeida, dijo hace unos días: "Madrid Central tiene ya que dejar de existir porque consideramos que es un fracaso". Pero lo que plantea no es su eliminación, sino “volver al sistema de áreas de prioridad residencial (APR)” que instaló el propio PP. Las APR eran pequeñas zonas de tráfico restringido que han quedado integradas en Madrid Central. El cambio, entonces, sería mínimo: que los coches contaminantes de los no residentes podrían circular libremente por algunas de las arterias principales del centro, como Gran Vía, Atocha o Toledo. Eso será realmente muy difícil, dado que tanto Gran Vía como Atocha han ampliado sus aceras y perdido carriles de tráfico. Con Madrid Central, solo pueden acceder al centro los residentes, los vehículos no contaminantes (Cero y Eco) y los coches con etiqueta ambiental (B y C), estos últimos siempre que vayan a un parking público. Los vehículos sin etiqueta, los más contaminantes, no pueden acceder al área. 

La única estación de medición de la contaminación en el interior de Madrid Central está situada en la plaza del Carmen, justo al lado de la Gran Vía. Si los coches más contaminantes vuelven a circular por esta arteria, los niveles de polución subirán automáticamente. Y eso enerva a los ecologistas, pero también despertará las suspicacias de Bruselas. "La Comisión Europea dijo que vigilaría muy de cerca la situación en Madrid. Si a seis meses de la puesta en marcha de Madrid Central se quita, no veo cómo el Ayuntamiento va a evitar una multa millonaria", dice Bárcena. "También podríamos denunciar al Consistorio por incumplir el derecho a la salud de los ciudadanos", añade

El ecologista destaca que el equipo de Manuela Carmena "avisó de que Madrid Central tardaría mucho en ponerse en marcha porque necesitaba mucha seguridad jurídica. Precisamente por eso no será tan fácil desmontarlo", señala. Efectivamente, cualquier cambio en la normativa necesitaría una mayoría absoluta en un pleno muy fracturado: Vox pide eliminar por completo la medida, el PP permitir pasar por las grandes arterias, mientras que Ciudadanos solo quiere hacer unos pequeños cambios. PSOE y Más Madrid apuestan por mantenerlo. No será fácil ponerlos a todos de acuerdo para una mínima modificación.

Según Bárcena, "el PP tendrá que hacer como que hace algo por todo lo que ha dicho en la campaña electoral, pero va contra lo que se está haciendo en otras ciudades de Europa, no tiene respaldo científico ni de expertos, mientras que Madrid Central se ha hecho con el respaldo de la Universidad Politécnica de Madrid. Se han metido en un charco que no tiene recorrido".

Los propietarios de comercios de la zona, por su parte, tampoco piden eliminar la medida, sino tan solo algunos pequeños cambios. Ni siquiera los de aquellas zonas que antes no eran APR, como Malasaña, y ahora han quedado integradas en el área de tráfico restringido. Óscar Gutiérrez, presidente de la asociación Vive Malasaña, que agrupa a un centenar de comerciantes de la zona, explica: "Consideramos que Madrid Central ha sido positivo, aunque hay alguna oposición. Lo que sí deberían hacer es matizar algunos puntos, como la gestión, que ahora se gestiona a través de las asociaciones. Cualquier comercio que necesite un permiso para su vehículo o de sus proveedores se tiene que poner en contacto con nosotros y nosotros lo gestionamos con el Ayuntamiento. El Ayuntamiento no nos está ofreciendo ayuda".

Para el empresario, "el cliente que venía antes, paraba el coche y se iba, se ha perdido. Aunque se le puede dar la validación de matrícula, el cliente no viene por miedo". Sin embargo, la mayoría de los comercios de la zona no han sufrido pérdidas: "En términos generales la mayoría de los comerciantes están contentos, no ha habido ningún tipo de crisis económica".

Una medida que funciona

La polémica sobre Madrid Central es política pero no científica: los expertos no tienen dudas de que la medida funciona y está cumpliendo su función. Así lo demuestra un informe de Ecologistas en Acción basado en datos de medición oficiales y conocido esta semana, según el cual la contaminación ha bajado a niveles históricos gracias a las restricciones de tráfico puestas en marcha por Carmena el 30 de noviembre. Según el informe, la contaminación bajó a “niveles históricos” en mayo en Madrid. El mes pasado, 14 de las 24 estaciones de la capital presentaron los niveles más bajos de polución de la última década. “Los datos lo avalan: Madrid Central ejerce un efecto positivo en la calidad del aire en toda la ciudad”, dijo la alcaldesa en funciones Manuela Carmena.

Todas las estaciones de medición de la contaminación de Madrid han registrado menores niveles de contaminantes en los primeros meses de 2019 que en el mismo periodo del año pasado. “La reducción es muy acusada dentro del perímetro, pero también se observan reducciones significativas en las zonas circundantes.

Por su parte, el Ayuntamiento de Madrid anuló 6.602 multas de las 8.072 impuestas por acceder sin autorización al área de acceso restringido al tráfico en la capital. El sistema registró las infracciones correctamente, aseguraron fuentes del Área de Movilidad, pero dos fallos en las inscripciones horarias les obligaron a cancelar el 81,7% de las infracciones cometidas entre el 16 de marzo, cuando empezaron a funcionar, y el 16 de abril.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información