X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

La casa natal de Velázquez busca financiación a través de una campaña de ‘crowdfounding’

Una sociedad privada adquirió el inmueble para convertirlo en un centro de interpretación del pintor sevillano pero no ha encontrado apoyo de las administraciones

Interior de la habitación en la que nació el pintor Diego Velázquez.

Han pasado 10 meses desde que un grupo de inversores privados anunciara la compra de la casa natal de Velázquez, una laberíntica edificación en el centro histórico de Sevilla datada en el siglo XVI, con el fin de convertirla en un centro de interpretación de la vida y obra del pintor sevillano. Adquirida por 1.400.000 euros al Banco Popular tras la entrada en administración concursal de sus anteriores propietarios –la firma de moda sevillana Victorio y Lucchino–, la sociedad que lideran el periodista y escritor Enrique Bocanegra y el ingeniero Enrique Pyñeiro –y en la que participan otros cuatro empresarios locales– ha centrado sus esfuerzos desde entonces en la búsqueda de colaboración pública y patrocinios público-privados para convertir este edificio –sin protección para uso cultural– en un centro de referencia mundial en la divulgación y estudio de la vida y obra de uno de los mayores genios de la pintura universal.

Sin embargo, la coyuntura política tanto a nivel autonómico como local –con elecciones municipales el próximo 26 de mayo– "ha convertido este tiempo en un periodo de transición en Andalucía en el que se están recomponiendo ciertos equilibrios y quizás no haya sido el momento más adecuado a nivel relacional", asume el director del proyecto, Enrique Bocanegra, que a día de hoy no cuenta aún con ningún apoyo específico ni compromiso adquirido por parte de la Junta de Andalucía ni del Ayuntamiento de Sevilla.

"Nos hemos reunido con muchísima gente, empezando, por supuesto, con el Ayuntamiento de Sevilla y la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y ambas instituciones nos han mostrado una muy buena disposición, pero aún tenemos que concretarla", reconoce Bocanegra. Así las cosas, la casa natal de Velázquez, uno de los únicos ejemplos de obra civil de la Sevilla del siglo XVI, ha querido suplir la falta de apoyo institucional con el lanzamiento de una campaña de crowdfounding a través de la Asociación Hispania Nostra –filial de Europa Nostra–, con la que sus propietarios esperan reunir los primeros 50.000 euros que supondrían el pistoletazo de salida de las obras de adecuación del inmueble, en desuso y abandonado desde hace casi una década.

"Esta cantidad se utilizará para afrontar la reforma de la cubierta del primer patio de la vivienda", explica el director del proyecto. No obstante, la casa natal de Velázquez "no debe asumir una rehabilitación por fases –matiza Bocanegra–, sino una reforma integral" cuyo coste ascendería a una cantidad cercana a los 700.000 euros. El estudio Sánchez-Ramos Arquitectos ha sido el encargado de elaborar los planos actualizados, así como los informes de patologías y necesidades de esta edificación que, como insiste en recordar Bocanegra, "es probablemente la vivienda más antigua de Sevilla", según el criterio del reputado arquitecto y antiguo conservador del Alcázar Rafael Manzano.

Esta situación de desamparo institucional ha retrasado las previsiones iniciales de Enrique Bocanegra y sus socios respecto a la apertura al público de la Casa Natal de Velázquez, fechada inicialmente para esta primavera y que ahora sitúan en el primer semestre de 2020. No obstante, la colaboración iniciada con Hispania Nostra "nos va a ayudar no solo económicamente, sino que nos sirve para relanzar nuestro mensaje, tener más presencia mediática y retomar el diálogo con las posibles fuentes de financiación", reconoce Bocanegra. Para el director de la Casa Natal, la colaboración ideal con las instituciones públicas "no es única, sino que se puede plantear desde diferentes escenarios, desde el apoyo técnico y asesoramiento en la rehabilitación con el personal cualificado que trabaja en la administración, hasta la ayuda económica". Igualmente, hasta que no se concrete algún tipo de compromiso por parte de las instituciones locales y regionales, los propietarios de la Casa Natal de Velázquez no pueden acceder a subvenciones procedentes de la Unión Europea, "que deben articularse a través de la administración local", explica el director.

La presidenta de Hispania Nostra, Araceli Pereda Alonso, visita hoy Sevilla para dar a conocer esta campaña de crowdfounding que permanecerá abierta hasta el 20 de junio y cuya colaboración no tiene límites de mínimos ni máximos. "De momento, llevamos 50 aportaciones y hemos conseguido, desde que se puso en marcha hace cuatro días, unos 5.000 euros", aclara Bocanegra. Como contrapartida, la Sociedad Casa Natal de Velázquez ofrece a sus microfinanciadores "desde diplomas digitales a prioridad en la compra de entradas, regalos exclusivos y personalizar las tejas de la cubierta con los nombres de los colaboradores", desgrana el director de la casa.

La casa natal de Velázquez un ejemplo único de arquitectura popular sevillana del siglo XVI que se enclava junto a la céntrica plaza del Cristo de Burgos, en el número 4 de la calle Padre Luis María Llop. Su recuperación persigue el modelo de las grandes ciudades europeas que han dedicado los espacios que habitaron sus hijos más ilustres a la difusión de su vida y de su obra. "Las casas de Mozart, Beethoven y Freud en Viena; la de Rembrandt en Ámsterdam, Rubens en Amberes y Eugène Delacroix en París son claros ejemplos de centros culturales de enorme atractivo y rentabilidad turística para la ciudad que los acoge y que, a su vez, suponen en los mejores casos, importantes altavoces para popularizar y dar dimensión internacional a la vida de cada uno de estos ilustres moradores", comenta Bocanegra.

La excepcionalidad de esta recuperación histórica reside en que la casa natal de Velázquez es la única vivienda que habitó el pintor barroco en España que continúa aún en pie, así como uno de los escasísimos rastros que pueden seguirse en Sevilla de arquitectura popular de la época. Asimismo, la operación de esta sociedad privada de inversores ha salvado el inmueble de la especulación, puesto que está catalogado por el Ayuntamiento de Sevilla en su planificación urbanística como Edificio de Protección Parcial en Grado 1 (letra C), lo que da vía libre para su uso residencial o explotación turística.