X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Vetada ‘La Caperucita Roja’ por sexista

Una escuela de Barcelona retira 200 cuentos infantiles de su biblioteca al considerarlos "tóxicos"

Una fotografía de la biblioteca de la Escuela Tàber.

La escuela Tàber de Barcelona, cuya titularidad corresponde a la Generalitat, ha decidido someter a revisión el catálogo de títulos que forman parte del catálogo de su biblioteca infantil. Después de analizar los libros destinados a niños y niñas de hasta seis años decidieron retirar 200 títulos que consideran “tóxicos” porque reproducen patrones sexistas, lo que supone el 30% del fondo. En el 60% de los cuentos el problema es menos grave, mientras que solo encontraron un 10% que estaba escrito desde una perspectiva de género. Otros centros también trabajan en adquirir libros más igualitarios.

Se acerca la Diada de Sant Jordi, una cita ideal en la que guarderías y escuelas recuperan la leyenda o en que muchos padres acudirán en busca de un cuento para sus hijos. Una ojeada al amplio catálogo de cuentos sobre el héroe que acaba con el dragón revela que la mayoría de títulos recoge los estereotipos en que el personaje masculino es el héroe valiente que debe salvar a la temerosa princesa. Pero en el mercado empiezan a irrumpir títulos alternativos como Santa Jordina (Inés Macpherson, editorial La Galera) o La revolta de Santa Jordina (Lyona y David Fernàndez, editorial Ámsterdam), donde la chica es la heroína y donde, por cierto, el dragón no tiene por qué morir.

La leyenda de Sant Jordi es uno de los retirados en la escuela Tàber, pero también La bella durmiente o La Caperucita Roja, según avanzó ayer la televisión municipal Betevé. No obstante, Anna Tutzó, una de las madres que forma la comisión que revisó el catálogo, prefiere no dar títulos porque considera que lo importante es poner el foco en el problema de fondo, que va más allá de los cuentos tradicionales. “Además, estos son minoritarios, también afecta a libros para aprender el abecedario, los colores o los hábitos. La sociedad está cambiando y es más sensible a la cuestión de género, pero esto no se está reflejando en los cuentos”, apunta.

Sin paridad ninguna en ‘Los tres cerditos’

JACINTO ANTÓN

Esto se está desquiciando. Buscar que los cuentos tradicionales se ajusten a las nuevas ideas de la sociedad, aunque sean buenas, es aberrante. Precisamente una de sus virtudes es su carácter transgresor. ¿Hemos de preocuparnos porque no haya paridad en Los tres cerditos —seguramente alguien pondría el grito en el cielo si fueran Las tres cerditas— o poca en Blancanieves (7x1+la reina/bruja, que es mala), que además muestra maltrato familiar?, ¿es sexista La ratita que barría la escalera? ¿Sería mejor que la fea fuera patita? Tiembla uno al pensar en que lo siguiente será entrar a saco en la novela de aventuras. Sin paridad en Los tres mosqueteros (y Milady=mala), Beau Geste, Tres lanceros bengalíes, Las cuatro plumas... Un poco de cordura, por favor.

Las situaciones más habituales que hallaron, abunda Tutzó, es asociar la masculinidad a valores como la valentía y la competitividad. “También en las situaciones de violencia, aunque sean pequeñas gamberradas, es el niño el que la realiza contra la niña. Con ello se da un mensaje de quien puede ejercer la violencia y contra quién”, añade.

La preocupación por el tipo de libro que leen los pequeños se está extendiendo en muchas escuelas. En el colegio Montseny de Barcelona también van a empezar a revisar el catálogo, aprovechando el proceso de informatización. Y también anuncia que retirarán los que consideren sexistas.

En la escuela Fort Pienc, el AMPA también ha creado una comisión de igualdad de género que, entre otras cosas, mira con lupa el contenido de los libros. La escuela no tiene biblioteca, pero el curso pasado las familias compraron decenas de libros para crear un espacio tranquilo en el patio para que aquellos alumnos que quisieran pudieran cambiar la pelota por un libro. Entonces, miraron que ninguno de ellos fuera sexista. “Es muy importante el tipo de libros que leen los niños porque los libros tradicionales replican los estereotipos de género y está bien tener a disposición libros que rompan con ellos”, explica Estel Crusellas, presidenta del AMPA de la escuela Fort Pienc. Esta madre, además, defiende la importancia de cuidar el tipo de lectura cuanto más pequeño es el alumno. “Con cinco años los niños ya han consolidado los roles de género, saben qué es ser niño o niña y qué implica. Así que es esencial trabajar con perspectiva de género en la etapa infantil”.

La revisión del catálogo de infantil de la escuela Tàber se hizo el pasado año y ahora están abordando los que afectan a primaria. En este caso, asegura Tutzó, no se han planteado retirar ningún título. “En la primera infancia los niños son esponjas y absorben todo lo que hay a su alrededor, así que pueden naturalizar los patrones sexistas. En cambio, en primaria los estudiantes ya tienen más capacidad crítica y los libros pueden ser una oportunidad para aprender, para que ellos mismos se den cuenta de los elementos sexistas”. Desde la escuela Montseny, también coinciden en que en primaria este tipo de libros son otra herramienta para aprender desde una mirada crítica. Ester Murillo, madre del AMPA de este centro considera además que “esta concienciación sobre los contenidos de los libros debe ser compartida tanto por las familias como por los profesores, que deben interiorizarlo y transmitirlo en el aula”.