Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlament investigará las agresiones sexuales en los colegios

La moción de Catalunya en Comú-Podem fue apoyada por todos los partidos tras suprimir el término de centros "religiosos"

Los diputados del Parlament aplauden tras la votación que da el visto bueno a una comisión de investigación de la violencia sexual en los colegios.rn
Los diputados del Parlament aplauden tras la votación que da el visto bueno a una comisión de investigación de la violencia sexual en los colegios. Europa Press

Todos los partidos políticos del arco parlamentario catalán están de acuerdo en que no pueden mantenerse al margen de los casos de violencia sexual que se producen en los centros educativos y por ese motivo este jueves se dio el primer paso para crear una comisión de investigación. La votación de la moción de Catalunya en Comú-Podem registró una de las escasas unanimidades de esta legislatura: 125 a favor de los diputados del Govern —Junts per Catalunya y ERC— los comunes, Ciudadanos, PSC, la CUP y el PP. No obstante, la unanimidad no fue espontánea sino tras un tira y afloja que se cerró horas antes.

La moción de los comunes inicialmente circunscribía la comisión de investigación a “las violencias sexuales denunciadas en espacios educativos religiosos de Cataluña”. Y fue el matiz “religiosos” lo que acabó siendo suprimido para contar con el apoyo de algunos grupos, del gobierno —especialmente de Junts per Catalunya— y de la oposición de socialistas y del PP. El PSC había promovido, esta misma semana, una propuesta conjunta —apoyada por Ciudadanos, Junts per Catalunya, ERC y PP— para crear una comisión de estudio sobre los abusos sexuales a menores que entró en el registro. 

“No hace falta estudiar porque conocemos el problema y tenemos los datos. La comisión tiene que investigar los casos porque no deben ser ni callados ni minusvalorados. Hay que aclarar responsabilidades y ofrecer algo a las víctimas de los abusos que no pueden ir a los juzgados porque ya han prescrito, como ha pasado en varias denuncias contra algunos centros de los maristas. Y si para eso tenemos que retirar el término de religiosos, lo hacemos”, argumentó Marta Ribas, la diputada de los comunes que defendió la moción. “Hay que registrar la resolución y el Parlament la tiene que poner en marcha. Este es un primer paso”, advertía en los pasillos de la cámara.

Retirada del concierto educativo

La moción despliega una serie de políticas y medidas para un abordaje integral de la violencia sexual infantil. Una de las que se discutió en el debate parlamentario fue la que hacía referencia a las medidas de control en el cumplimiento de los protocolos. Y concreta: “en el caso de los centros educativos concertados, la consecuencia de un incumplimiento grave debe ser la suspensión automática del concierto educativo”. Ese punto se votó por separado: 106 diputados a favor, frente a 10 en contra —siete de Junts per Catalunya, dos de ERC y una del PSC— siete abstenciones —dos de Junts, dos de ERC y tres del PP— y un diputado que no votó.

“Nos parecía que hacer solo una comisión por los casos de centros religiosos era tener una visión muy reducida de los abusos”, comentó el socialista Raúl Moreno que recordó que una de cada cinco víctimas lo es en la infancia y que siete de cada 10 agresiones no son denunciadas a los tribunales. Desde Junts per Catalunya —que optó por la libertad de voto de sus diputados— se remarcó que de lo que se trata es de culpar “a los delincuentes pero no a los centros por sí mismos”, en palabras de Imma Gallardo. La moción también condena todas las violencias sexuales a menores y en el caso de las producidas en el ámbito educativo religioso el Parlament “espera que sean condenadas por la cúpula de la Iglesia católica”.

 

 

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >