Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ventajas fiscales para herencias suman casi 3.000 millones en 2019

La alianza del PP y Ciudadanos para rebajar impuestos choca con las críticas de PSOE y Podemos por la falta de recursos para servicios públicos

La ampliación de la bonificación del impuesto de sucesiones y donaciones entre parientes de primer grado a hermanos, tíos y sobrinos contribuirá a que la Comunidad deje de ingresar 2.593 millones en 2019 por este tributo, según las estimaciones oficiales. La medida, pionera en España, se une a la exención del impuesto sobre Actos Jurídicos documentados —307 millones— y resume los dos modelos que se medirán en las elecciones. El PP y Ciudadanos opinan que así se impulsa el gasto de los madrileños y la recaudación, mientras que PSOE y Podemos critican que se renuncie a ingresos necesarios para los servicios públicos.

El presidente de la Comunidad, Ángel Garrido, junto a la consejera de Economía y Hacienda, Engracia Hidalgo, en una imagen de archivo. Ampliar foto
El presidente de la Comunidad, Ángel Garrido, junto a la consejera de Economía y Hacienda, Engracia Hidalgo, en una imagen de archivo. Europa Press

Tras convertir en una de sus banderas políticas la bonificación al 99% del impuesto de donaciones y sucesiones entre padres, hijos, cónyuges y parejas de hecho, el PP decidió en diciembre —con el apoyo de Ciudadanos— extender la exención al 15% entre hermanos, y al 10% entre tíos y sobrinos. Esa decisión, unida a la bonificación al impuesto sobre Actos Jurídicos documentados —valorada oficialmente en 307 millones—, y a la práctica supresión del impuesto sobre el Patrimonio —estimada por los expertos en unos 500 millones— eleva la factura de las ayudas tributarias a más de 3.000 millones —en el caso de que desaparecieran todas las exenciones—. Una política fiscal que ha soliviantado a los partidos de izquierda, que consideran injusto que se aplique la misma bonificación a todos los ciudadanos, sin tener en cuenta su situación económica.

Ingresos de 420 millones por sucesiones

El Gobierno regional cree que la Comunidad ingresará 420 millones de euros por los impuestos de sucesiones y donaciones en 2019, un 6,7% menos que en 2018. Aunque los Presupuestos reflejan distintas rebajas fiscales que el Ejecutivo cuantifica en 162 millones, las inversiones superan por primera vez los 20.000 millones —20.072—, lo que supone un incremento de 740 millones de euros respecto al ejercicio anterior. Aumentan las partidas de sanidad, educación o políticas sociales.

"Esta es una injusta decisión que regala a grupos sociales adinerados los recursos que se necesitan para atender hospitales, terminar colegios públicos, proveer viviendas con alquileres sociales...", critica Eduardo Gutiérrez, diputado de Podemos, que calcula que el Gobierno podría recaudar unos 550 millones anuales más solo con reducir las bonificaciones de las herencias de más de un millón (del 99% al 60%) de 5 (del 99% al 25%) y de 10 (del 99% al 10%). Y remata: "El reproche a los gobiernos del PP por parte del resto de Comunidades en el Consejo de Política Fiscal ha sido continuo, calificando a Madrid de insolidario paraíso fiscal, induciendo a los residentes ricos a fijar su residencia en la Comunidad".

La herencia media en la Comunidad de Madrid es de 150.000 euros, lo que supera la media nacional (más de 105.000). No es el único dato que refleja que la región se ha convertido en un polo de atracción para las grandes fortunas. De las 38.921 declaraciones del impuesto de sucesiones de 2004, cuando se empezó a bonificar este gravamen, se ha pasado a las 90.193 de 2017. Y lo mismo ha ocurrido con el impuesto de donaciones, que se han multiplicado de 4.000 a 42.407.

"La Comunidad ha disparado su deuda en esta legislatura un 34%, pasando de 25.000 millones a 34.000", lamenta Juan Lobato, diputado del PSOE en la Asamblea de Madrid. "Este incremento no ha servido para mejorar los servicios o infraestructuras públicas sino para hacer descuentos millonarios de impuestos al 1% más rico de la población", añade. "Nos han condenado a todos los madrileños a tener que devolver con nuestros impuestos futuros lo que se han dedicado a ahorrar a los más ricos".

Tanto el PP como Ciudadanos han echado un pulso por aclarar a los votantes que las rebajas fiscales llevan su sello. Con las elecciones ya en el horizonte, los dos partidos prometen ahondar en las rebajas fiscales si gobiernan.

Impuesto para ricos

"Este no es un impuesto para ricos, porque lo pagan todas las familias independientemente de su renta", razona un portavoz del Gobiernol, que dice haber atendido "una demanda social constante" con las bonificaciones. "Apostamos por una política fiscal que se caracteriza por contar con los impuestos más bajos de España de forma compatible con la prestación de unos servicios públicos de máxima calidad[]", añade este interlocutor, que recuerda que la economía regional lleva cuatro años creciendo al 3,7% y que genera empleo por encima del aumento del PIB (4%).

"Somos partidarios de que sean los ciudadanos quienes tengan el dinero en su bolsillo, para que puedan consumir, crear empleo y así que crezca la economía", resume Susana Solís, diputada de Ciudadanos. "Estudios empíricos no hay, pero donde tienen impuestos altos tienen un déficit mayor y no crecen como en Madrid".

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información