Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juan Carlos Martel, nuevo director del Teatre Lliure

Sustituye a Lluís Pasqual, que renunció al cargo en septiembre

El director Juan Carlos Martel.
El director Juan Carlos Martel.

Fumata blanca en el Lliure, y sorpresa. De entrada porque no lo va a dirigir una mujer. El pleno del patronato, que se ha reunido esta mañana, ha aprobado el nombramiento de Juan Carlos Martel Bayod (Barcelona, 1976), un profesional de perfil discreto, buen conocedor de la casa, como nuevo director del teatro, en sustitución de Lluís Pasqual, que dimitió del cargo el pasado septiembre en medio de una grave crisis del colectivo y tras acusaciones de maltrato a una actriz.

La aprobación del nombramiento de Martel, nacido el año en que se fundó el Teatre Lliure,  se ha hecho, según una nota del colectivo, por mayoría absoluta y a propuesta de la junta de gobierno del teatro, que ha escogido uno de los dos candidatos propuestos por la comisión de valoración, después de que esta valorase las 11 candidaturas que concurrieron al concurso para la contratación de nuevo director. El complejo procedimiento se ha hecho para soslayar las dificultades jurídicas que planteaba el concurso público a los estatutos del Lliure, cuya renovación está en proceso.

Según la Comisión de valoración, formada por Ramon Gomis, Guillem-Jordi Graells, Marta Angelat, Francesc Casadesús, Magda Puyo y Claire Verlet, el proyecto presentado por Juan Carlos Martel ha sido considerado "el más completo y conveniente para la nueva etapa del Teatre Lliure, dado que propone todo un conjunto de medidas de organización interna y remodelación del funcionamiento que, en buena parte, coinciden con el proceso de reforma ya iniciado por la fundación con la revisión de los estatutos y que podrán acomodarse a las propuestas del nuevo director".

 Por lo que respecta al proyecto artístico, hay en el mismo "una voluntad integradora y de apertura, y en diversas líneas, con la incorporación de nuevas generaciones de creadores que satisfacen las necesidades de esta nueva etrapa, que se irán concretando en los meses próximos en diálogo con el equipo del Lliure, el patronato y la junta de gobierno".

Juan Carlos Martel, con estudios de Economía en Esade y titulado superior en Arte Dramático en el Institut del Teatre, además de formación teatral internacional en diferentes países, labor docente en Italia (Teatro Nazionale della Toscana) y cofundador del Directors Lab of Mediterranean (Beirut), no era uno de los nombres que sonaban a priori para sustituir a Pasqual. Parece haberse elegido un perfil  discreto -en cuanto a galardones solo puede acreditar el Premio Butaca 2014 al mejor espectáculo para público familiar por Moby Dick, un viatge per teatre-, que no de pie desde el inicio a la controversia, para afrontar una etapa delicadísima, crucial. El Lliure está muy tocado, interior y exteriormente, por la polémica en torno al anterior director.

Martel ha montado algunos espectáculos de formato pequeño y medio en el Lliure, incluida una revisitación de Revolta de bruixes de Benet i Jornet, en Temporada Alta, en la Nau Ivanow, en el Tantarantana, el Gaudí, en la Sala Beckett y en la Villarroel. En 2016  debutó en el festival Grec con L'inframon, de Jennifer Haley.

Significativamente, Martel ha trabajado como ayudante de dirección con el propio Pasqual y con Carme Portaceli (que ha sonado varias veces como candidata a dirigir el Lliure), que es una de sus grandes valedoras. Fuentes del patronato han destacado la dimensión internacional del nuevo director y su conocimiento interno del Lliure. "Conoce las entrañas de la casa", han señalado, lo que le permitirá, entre otras cosas, tratar de cerrar las heridas de la anterior dirección con el comité de empresa.  Desde el Lliure se pide un voto de confianza al nuevo director y recordar que cuando el Lliure se fundó los que estaban a su frente tampoco eran tan conocidos como lo fueron luego. martel, se señala, tiene capacidad para incidir en el ámbito social, cultural y de educación como se quiere en la nueva etapa. También puede ser especialmente relevante para crear nuevos públicos.

Pasqual decidió el pasado septiembre dimitir como director del Lliure después de que coincidiera la acusación de una joven actriz, que lo acusó en Facebook de vejarla en los ensayos, con la crítica de parte de los trabajadores del teatro cuestionando su gestión y su trato hacia ellos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >