Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ‘Grossa’ se afianza aupada por el ‘procés’

La distribución de la lotería catalana crece un 4% en un año, mientras que las ventas del Gordo de Navidad caen en Cataluña

Cupones de La Grossa en un estanco de la carretera de Sants.
Cupones de La Grossa en un estanco de la carretera de Sants.

La Grossa de Nadal, la lotería impulsada por la Generalitat que se celebra el 31 de diciembre, empezó hace cuatro años con mal pie: un primer premio desierto. Pero desde entonces, y en pleno auge del proceso independentista en Cataluña, la Grossa ha ido aumentando en distribución y ventas mientras que la venta de billetes del Gordo de Navidad ha caído. Este año, con los datos todavía por cerrar hasta el día que se celebre la lotería, la Grossa se ha distribuido un 4% más que el año pasado, mientras que las ventas del Gordo han caído un 0,18%.

Aunque sus volúmenes son muy dispares y la Generalitat descarta un trasvase de ventas por el procés, el auge de la Grossa se ha producido al mismo tiempo que el desinterés de los catalanes por la Lotería de Navidad, y ha coincidido con los años políticamente convulsos vividos en Cataluña.

Este año en Cataluña se ha distribuido un 2,1% menos de Lotería de Navidad que el año anterior, y se han vendido billetes por valor de 363,6 millones de euros, un 0,18% menos que el año pasado. Cada catalán se ha gastado, de media, 48,12 euros. Es la única comunidad autónoma, junto con Melilla, donde bajan las ventas de esta lotería. En la provincia de Lleida, cuya principal administración, La Bruixa d’Or de Sort, trasladó su sede social fuera de Cataluña por la inestabilidad política, la venta del Gordo ha caído un 12%. El año pasado ya descendió la venta de Lotería de Navidad en todas las provincias catalanas, con una caída global del 7,4%.

Mientras tanto, la Grossa lleva dos años recuperándose de su tortuosa creación. La lotería catalana, que nació de la mano de la actual consejera de Presidencia y portavoz del Govern, Elsa Artadi, consiguió vender en su primer año 26 millones de euros, pero el primer premio quedó desierto. Esto fue un golpe que marcó a una lotería que en los años siguientes no consiguió crecer y conseguir la confianza de los catalanes.

Pero el año pasado por estas fechas, y en plena tormenta política por la aplicación del artículo 155 y por las elecciones en Cataluña convocadas tras el cese del Govern, el departamento de Economía había distribuido billetes por valor de 31 millones de euros, un 23% más que el año anterior. Y este año el incremento de la distribución con respecto a 2017 es, de momento, del 4%. Crecen con fuerza también la venta por Internet (13% más) y el departamento de Economía también destaca que han crecido mucho las participaciones, ya que las reservas hechas por escuelas, equipos deportivos y demás colectivos que venden participaciones, han triplicado las del año pasado.

El crecimiento llega además cuando el precio del billete se ha doblado, y ha pasado de cinco a diez euros. Así, pese al incremento de precio, la Grossa parece que por segundo año consecutivo remontará los años previos. El departamento de Economía aún no tiene los datos definitivos porque se pueden vender números hasta una hora antes del sorteo, y porque los puntos de distribución son muy diversos: desde supermercados y papelerías hasta estancos, tiendas que pueden devolver lo que no hayan podido vender.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >