Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad diseña un plan de choque para erradicar el sida de Madrid

El proyecto, aún embrionario, está liderado por el jefe de enfermedades infecciosas del hospital Ramón y Cajal

Fachada de la Comunidad de Madrid el 1 de diciembre, día mundial del sida. Ampliar foto
Fachada de la Comunidad de Madrid el 1 de diciembre, día mundial del sida.

La consejería de Sanidad trabaja en el diseño de un plan de choque con el que erradicar el sida de la región. El proyecto, que lidera Santiago Moreno, jefe de enfermedades infecciosas del hospital Ramón y Cajal, está aún en fase embrionaria, pero ya ha definido tres líneas de acción: identificación de los contagiados que no saben que son transmisores del virus del VIH, apuesta por la profilaxis preexposición como medida de transición y refuerzo de las campañas para sensibilizar a la población de riesgo —jóvenes, hombres que tienen sexo con hombres, mujeres transgénero, participantes de orgías con drogas y toxicómanos—.

Más de 1.000 personas contraen el sida en la Comunidad cada año. En la última década, se han notificado 11.359 diagnósticos de infección de VIH en la región. Y el 33,3% de esos casos se diagnostican tardíamente, lo que favorece el contagio. Frente a esas cifras que representan miles de vidas atravesadas por la enfermedad, la consejería de Sanidad, que encabeza Enrique Ruiz Escudero, prepara un plan de choque con el objetivo de “erradicar” el sida de la Comunidad, según avanzan a EL PAÍS fuentes gubernamentales.

El PP y Ciudadanos negocian la ley de farmacias

El PP y Ciudadanos negocian la aprobación de la ley de farmacias, que permitiría a estos establecimientos abrir todas las horas que quieran —con un mínimo de 40 semanales— y atender en sus casas a mayores dependientes o pacientes vulnerables. La puerta abierta por el proyecto a que los farmacéuticos presten atención domiciliaria ha soliviantado a enfermeros y médicos, cuyas reclamaciones han quedado recogidas en las enmiendas registradas por el partido de Ignacio Aguado. Aunque las negociaciones continúan, y tienen una gran complejidad técnica, según fuentes de ambas formaciones, el Ejecutivo está dispuesto a acotar ese punto, e incluso podría hasta eliminarlo, con tal de salvar el proyecto.

¿La razón? El Gobierno prioriza la liberalización de los horarios de las farmacias, que se rige por una normativa de hace 20 años.

Hasta ahora, las farmacias tenían que elegir entre cuatro posibles horarios. El primero, un mínimo de 40 horas semanales, distribuidas de 9:30 a 13:45 y de 17:00 a 20:00 de lunes a viernes, con el añadido de abrir los sábados de 10:00 a 13:45 y de poder ampliar ese horario media hora en verano (del 15 de junio al 15 de septiembre). La segunda opción era el módulo A: 12 horas diarias de lunes a sábado. La tercera, el módulo B: 13 horas y media diarias de lunes a sábado. Y la cuarta, el módulo C: 24 horas todos los días del año.

Si se aprueba la ley —para lo que el PP depende de Ciudadanos— solo habrá un horario mínimo: 40 horas a la semana.

“Estamos a un paso de darle la puntilla al VIH si hacemos las cosas bien, reduciendo su transmisión a virtualmente cero, controlando la epidemia y sin tener que lamentar cada año nuevas infecciones”, resume Santiago Moreno, jefe de enfermedades infecciosas del hospital Ramón y Cajal. “Las herramientas están a nuestro alcance. No hay que inventar nada”, sigue. Y enumera: “Primero, lo más importante es intentar diagnosticar e identificar a la inmensa mayoría de la gente que está infectada y no lo sabe, porque es la fuente de transmisión más importante: estimamos que son más de tres personas por cada 1.000 habitantes en Madrid capital. Segundo: mientras la incidencia en Madrid sea tan alta, la profilaxis preexposición nos ayuda a controlar. Y tercero, las medidas estructurales: educación, publicidad y campañas”.

“Efectivamente, la Consejería de Sanidad va a impulsar un plan de erradicación del VIH en la Comunidad de Madrid, coordinado por la Dirección General de Salud Pública”, explicitó un portavoz gubernamental. “Con esta iniciativa la Comunidad de Madrid se pone a la cabeza de la lucha contra el VIH en España”.

Los especialistas combaten contra el olvido. Existe la posibilidad de que la concienciación sobre la necesidad de tomar precauciones para evitar la transmisión se vaya diluyendo con el paso del tiempo, según Moreno. Jóvenes, hombres que tienen sexo con hombres, mujeres transgénero, toxicómanos y participantes en orgías con drogas (chemsex) forman parte de la población de riesgo, según la Comunidad.

El coste del proyecto aún se está perfilando, según fuentes gubernamentales, que detallan las bases de ese cálculo: el tratamiento antirretroviral cuesta unos 6.000 euros al año por persona —pruebas diagnósticas y medicamentos para complicaciones aparte—; y el de la profilaxis 15 euros al mes. Esas serían las principales herramientas con las que perseguir un objetivo al que nadie se atreve a poner una fecha. Sí hay, sin embargo, un modelo predictivo: Suráfrica podría evitar nuevos contagios en diez años si tratara a todos los portadores del virus, según un estudio de 2012.

Atención bucodental gratis para 600.000 niños menores de 16 años

Una revisión bucodental anual obligatoria. El sellado de las caries. Su obturación si esa afección se juzga irreversible. La extracción de dientes dañados. Y la asistencia ante cualquier urgencia. La sanidad pública madrileña prestará todos esos servicios gratuitamente a 600.000 niños de entre 6 y 16 años —y a las personas que se consideren vulnerables en el futuro reglamento— si la Asamblea de Madrid aprueba hoy la ley de sanidad bucodental, impulsada por el PSOE. El proyecto —que excluye los tratamientos de ortodoncia, los estéticos o los implantes, salvo en casos excepcionales— debería echar a andar en 2020, cuando entrarían en el programa los niños que cumplan siete años ese curso, y se prevé que sea de aplicación a todos los menores de 16 a partir de 2029.

“Las cinco cosas que hace la ley son obligar al Gobierno a monitorizar el nivel de salud de la población; a crear un programa de atención para niños de entre 6 y 16 años; a reorganizar el servicio, que cuenta con solo ciento y pico dentistas para seis millones de habitantes; a crear una oficina responsable, y un consejo asesor”, explica José Manuel Freire, diputado autonómico del PSOE e impulsor de la normativa autonómica. “La aplicación será incremental”, añade. “Cada cohorte supone un gasto de casi tres millones de euros, por lo que se necesitarán entre 25 y 30 millones al año cuando todos los niños estén incorporados, previsiblemente en 2029”.

Aunque el Gobierno de la Comunidad de Madrid cree que el coste del programa será mucho menor, según fuentes consultadas en el Ejecutivo regional, la falta de especialistas en la sanidad pública llevará a que se concierten plazas. En consecuencia, las familias podrán escoger libremente dentista de cabecera para sus niños, una vez al año, tanto dentro de la sanidad publica como entre los dentistas privados acreditados. Estos, por su parte, tendrán un pago anual por niño que cubrirá todos los servicios.

Con la previsible aprobación de la ley, la Comunidad de Madrid se convertirá en la novena región española que ofrece este tipo de servicios gratis a sus ciudadanos: ya lo hacen Navarra, Andalucía, Murcia, Castilla y León, Extremadura, Castilla-La Mancha, Aragón, Baleares y Canarias.

Para llegar a la votación de hoy en la Asamblea, el texto ha tenido que superar una tortuosa tramitación.

El paso por la comisión de sanidad, sin embargo, ha permitido que el PP, el PSOE y Ciudadanos hayan llegado a un consenso al que ayer no se había incorporado Podemos, que podría acabar absteniéndose en la votación del dictamen para mostrar su rechazo a que los dentistas privados participen de la atención que prestará el sistema de sanidad pública.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >