Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bronco debate en el Parlament entre Arrimadas y Torra ante la amenaza del 155

El presidente de la Generalitat pide a Sánchez que traiga a Barcelona “más política”, no "más policía"

Arrimadas le enseña un cartel con el 155 a Torra. En vídeo, Torra se reafirma en la vía eslovena y Arrimadas le acusa de ser un "peligro público".

La defensa de la vía eslovena para conseguir la independencia de Cataluña que hizo el pasado fin de semana el presidente de la Generalitat planeó este miércoles en la sesión de control del Parlament y provocó una bronca verbal entre Quim Torra y la líder de la oposición, Inés Arrimadas. La dirigente de Ciudadanos se ha enzarzado con el president y ha exigido que se intervenga de nuevo la autonomía catalana mostrando un papel con un gran 155 impreso, en referencia a ese artículo de la Constitución.

Torra ha rechazado las críticas y ha advertido: "¿Es una amenaza? Suena a amenaza. Déjenos de amenazarnos", a lo que Arrimadas ha replicado que los únicos que amenazan son los Comités de Defensa de la República (CDR). Poco después, el portavoz de Junts per Catalunya, Eduard Pujol, ha vuelto a mostrar otro papel con el número 155 desde la tribuna de la Cámara, pero ha sido para romperlo en pedazos.

El presidente catalán ha advertido a Arrimadas de que no hay artículo de la Constitución que le pueda hacer renunciar a sus planteamientos políticos: "Hemos perdido el miedo por todo lo que ha pasado estos años, porque Cataluña se ha hecho más fuerte en democracia y derechos civiles", ha dicho Torra, después de que la líder de la oposición le acusara de pertenecer a un "club de fans de la guerra de los Balcanes", de la que "quizás" es "un poco nostálgico".

Torra ha replicado que él era un fan "de la democracia y la justicia" y ha justificado su defensa de la vía eslovena diciendo que se estaba refiriendo solamente al proceso seguido hasta la declaración unilateral de independencia de aquella zona de la antigua Yugoslavia. El presidente catalán no ha hecho ninguna referencia a los 74 muertos que se produjeron en aquel proceso de secesión ni a la guerra que duró diez días

Como ya hizo en el debate de investidura, Torra ha asegurado que solo debía lealtad al Parlament de Cataluña. "Es donde reside la soberanía de los catalanes y siempre me mantendré fiel a lo que decida el Parlament", ha dicho el president en respuesta al líder del PSC, Miquel Iceta, que le había preguntado si se sentía en condiciones de ejercer sus funciones de presidente respetando la Constitución Española y Estatuto de Autonomía. Ante la respuesta de Torra, el líder de los socialistas catalanes le ha espetado a Torra: "Con su respuesta demuestra que no puede ser presidente". Iceta ha asegurado también que "en los Balcanes,  Cataluña no encuentra ningún ejemplo para avanzar" y ha añadido que "solo hay una vía catalana que es el diálogo, la negociación y el pacto.

Durante la misma sesión de control, Torra ha reclamado a Pedro Sánchez que aproveche la celebración del Consejo de Ministros en Barcelona el próximo 21 de diciembre para celebrar una reunión con el Gobierno catalán y negociar una salida a la situación catalana. "Cuando esperábamos que viniera más política a Cataluña, resulta que lo que vienen son más policías", ha dicho Torra para referirse a la advertencia realizada por el Gobierno de enviar a la Policía Nacional a Cataluña si los Mossos no garantizan el orden público. El president ha acusado al Gobierno de “inventar un relato de violencia y de descontrol en Cataluña de cara a una posible aplicación de lo que sea: de un 155 para los Mossos o de un 155 más general”.

El Gobierno hizo este aviso el pasado lunes en tres cartas enviadas a la Generalitat después de los incidentes que protagonizaron los Comités de Defensa de la República (CDR) el pasado fin de semana ante la total inacción de los Mossos d'Esquadra. "No esperábamos esas cartas de ninguna de las maneras", ha dicho Torra, al tiempo que ha relativizado el corte de la autopista AP-7 durante 15 horas que se produjo el pasado sábado, así como el levantamiento de las barreras de los peajes del domingo. El presidente de la Generalitat considera que es una "gravísima irresponsabilidad" afirmar que se produjo violencia en esas acciones de los CDR y que lo único que pretende quien lo hace es justificar de nuevo la intervención de la Generalitat.

Torra ha obviado la pasividad de los Mossos d'Esquadra durante esas acciones y ha insistido en el carácter pacífico de las mismas, al tiempo que ha trazado un paralelismo con la concentración del 20 de septiembre de 2017 frente al departamento de Economía, que derivó en el encarcelamiento de Jordi Sànchez, entonces presidente de la Asamblea Nacional Catalana, y Jordi Cuixart, presidente de Òmnium Cultural.  

En respuesta a una intervención del diputado de la CUP Carles Riera, que ha criticado las cargas policiales contra los manifestantes "antifascistas" del pasado fin de semana, el president ha pedido "no caer en las provocaciones de la ultraderecha" y ha prometido que se estudiará cualquier "mala actuación y mala praxis" de los agentes. "No se pueden atacar cordones policiales ni atacar vallas", ha dicho Torra para censurar a los manifestantes, aunque también ha añadido que "hubo imágenes que no nos gustaron", en referencia a la actuación de algunos mossos.

En otro momento, Torra ha explicado que el Govern pondrá el énfasis en fomentar la mediación para intentar evitar las cargas policiales y que para ello se pondrá en marcha una mesa de diálogo en la que estén representadas las entidades sociales y los Mossos d'Esquadra. Los agentes han expresado este miércoles su malestar con el Gobierno catalán con cortes de tráfico en Barcelona.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información