Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Operación policial contra dos narcopisos en Poble Sec

Mossos y Guardia Urbana alertan de que el fenómeno de los pisos ocupados donde se trafica ha transpasado los límites del Raval

Los mossos trasladan a un hombre detenido durante la operación policial
Los mossos trasladan a un hombre detenido durante la operación policial

Los Mossos d’Esquadra y la Guardia Urbana de Barcelona han desmantelado dos narcopisos de reciente creación en el barrio barcelonés de Poble Sec. Durante la operación policial contra los inmuebles ocupados en los que se trafica con drogas, los agentes han llevado a cabo varios registros y han realizado  cuatro detenciones.

Fuentes cercanas a la investigación aseguran que después de que el pasado 29 de octubre se llevara a cabo la operación Bacar —más de 700 agentes desmantelaron 26 narcopisos, detuvieron a 55 personas y registraron 14 inmuebles de traficantes—, el fenómeno de los pisos ocupados donde se vende y consume heroína, cocaína y otras drogas ilegales ha traspasado las frontera del barrio y ahora proliferan en zonas de los distritos de Sants y el Eixample.

Las pesquisas policiales apuntan a que uno de los narcotraficantes que había sido detenido en un primer momento en la operación Bacar, había vuelto a vender droga tras quedar en libertad. Sin embargo, la presión policial en el Raval, sitiado por Guardia Urbana y Mossos tras la macroredada, precipitó que este individuo, de origen dominicano, cruzase la frontera de Ciutat Vella hacia otras zonas de la ciudad. El narcotraficante se instaló en un piso ocupado en la calle Fontrodona del barrio del Poble Sec, en el distrito de Sants-Montjüic. En pocas semanas, el número de viviendas ocupados se multiplicó y ya son dos los inmuebles que operan como narcopisos en el barrio.

En la actuación de este miércoles a primera hora, han detenido a cuatro personas; han intervenido dosis de marihuana, cocaína y heroína, y en el momento de la entrada en uno de los narcopisos han encontrado a 24 personas en el interior, que han sido identificadas.

A primera hora de la mañana varios efectivos de ambos cuerpos han accedido a los inmuebles y han comenzado a registrar los inmuebles.

No es la primera vez que los narcopisos abandonan el Raval. El pasado 13 de noviembre los Mossos clausuraron dos viviendas ocupados y arrestaron a dos traficantes en el número 11 de la calle Villarroel, a escasos metros del mercado de Sant Antoni en el distrito del Eixample. Entonces, el subinspector de la policía de la Generalitat, Josep Maria Pujol, ya alertó de que el macrooperativo del Raval había obligado a los narcotraficantes a salir de los límites de Ciutat Vella.

Con todo, la Guardia Urbana mantiene que el Raval sigue siendo el centro neurálgico del fenómeno de los narcopisos. En este barrio siguen operando una veintena de pisos, según el cuerpo policial.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información