Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marta Rovira rechaza apoyar los Presupuestos de Pedro Sánchez

La secretaria general de ERC afirma que se trata de unas cuentas "de un Gobierno opresor y

represor"

Marta Rovira, en una imagen del pasado diciembre.
Marta Rovira, en una imagen del pasado diciembre.

La secretaria general de ERC, Marta Rovira, se ha mostrado hoy contraria a que el independentismo negocie los Presupuestos Generales del Estado puesto que, según ha dicho, el PSOE "sólo quiere negociar lo que le interesa" y los Presupuestos "siguen siendo los de un Gobierno opresor y represor".

El rechazo de Rovira contrasta con otras posiciones del partido republicano, más favorables a negociar las cuentas estatales. Una de ellas es la consejera de Justicia, Ester Capella, que en una entrevista reciente con EL PAÍS, apostó por hablar de todo. "Veo margen para el diálogo y para hablar no solo de presupuestos, sino de todo", aseguró.

En unas declaraciones realizadas en Catalunya Ràdio desde Ginebra (Suiza), Marta Rovira ha indicado que después de las peticiones de penas de la Fiscalía contra los presos independentistas no ve "que el Gobierno del PSOE esté dando pasos para resolver políticamente el conflicto". "Al contrario -ha precisado-, hace pocos días hemos visto que utiliza los instrumentos que tiene a su alcance para continuar la represión".

En este contexto, se ha preguntado "cómo alguien se atreve a presionar a ERC" para que apruebe unos Presupuestos del Estado "al mismo tiempo que pide 25 años de prisión para su presidente". "¿Cuántas partidas presupuestarias vale mi libertad y que pueda volver a mi país?", se ha preguntado, antes de añadir que "si de verdad quieren entrar en esto que lo pongan todo encima de la mesa", ya que, al fin y al cabo, "estos Presupuestos continúan siendo los de un Gobierno opresor y represor".

Ocho meses de silencio

Rovira ha explicado que, después de unos meses en los que ha procurado "cierta estabilidad" personal y familiar, está en condiciones de poder aumentar su presencia pública. Después de relatar que antes de decidir "emprender el camino del exilio" para evitar su encarcelamiento tuvo la ocasión de hablarlo con el líder de ERC, Oriol Junqueras, Marta Rovira ha admitido que los ocho meses de silencio mediático obedecían no sólo a la necesidad de organizar su nueva vida en Suiza, sino también a su voluntad de "no añadir tensión al debate político".

Se ha mostrado muy crítica, en este sentido, con la falta de unidad del independentismo, que ha considerado "absolutamente imprescindible", y ha apelado a superar diferencias en lugares como el Parlament porque en caso contrario, ha dicho, "en lugar de ampliar la base y ser más, somos menos". "Es imprescindible encontrar la fórmula de entendernos", ha insistido antes de indicar que "no es el momento de reproches y de escribir libros" sobre lo ocurrido en octubre del 2017: "como mínimo, yo no voy a escribir ninguno", ha puntualizado.

Rovira también ha declinado valorar lo sucedido durante el últio año. "Ahora mismo es imposible hablar de todo lo que sucedió porque tenemos compañeros en la cárcel que en podo tiempo tendrán un juicio injusto, y todo lo que pueda decir podría suponer un reproche contra las personas con las que he compartido estos últimos años", ha indicado.

Marta Rovira, que ha explicado que en Ginebra tiene la ocasión de hablar muy frecuentemente con la exdiputada de la CUP Anna Gabriel y que ambas coinciden en la voluntad de trabajar por la internacionalización del proceso independentista, ha afirmado que "desde el exilio es muy difícil dirigir el partido o un país".

La líder republicana, que ha descartado ir de "número dos" detrás de Oriol Junqueras en las elecciones europeas, ha dicho, asimismo, que "no podemos renunciar a ninguna vía de avance hacia la república" por lo que se ha mostrado favorable "a un diálogo sincero y sin renuncias con el Estado", a la reclamación de "un referéndum acordado que pide el 80 % de nuestra población" y a "la desobediencia civil y pacífica".

Sobre el juicio a los presos independentistas, Marta Rovira ha dicho estar convencida de que "la gente no aceptará una sentencia condenatoria" y "no se quedará sentada en el sofá de casa", sino que reaccionará contra la misma, tal y como lo hizo "el 1 de octubre y el 3 de octubre (del 2017), unos días en que la gente salió a ejercer sus derechos políticos".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >