X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

La Comunidad prohíbe las barras de degustación que proliferan en el centro

Vecinos y hosteleros denunciaron que muchos comercios venden cerveza y comida preparada sin tener licencia para ello

Un local de comida que funciona como barra de degustación, en la calle Corredera Alta de San Pablo, en Malasaña.

La Comunidad de Madrid ha emitido un escrito para exigir a los comercios que tengan barras de degustación —lugares donde consumir comidas y bebidas— que obtengan una licencia de hostelería. Esto, en la práctica, supondrá su prohibición en el distrito de Centro, que por normativa acústica no concede más licencias a bares y restaurantes. El Gobierno regional responde así a vecinos y hosteleros, que habían denunciado esta práctica. “Es el Ayuntamiento quien ahora debe velar de que se cumpla ese marco normativo”, dice la Comunidad.

El escrito, enviado por la Dirección General de Seguridad regional a los denunciantes —la asociación de hosteleros La Viña y la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos (FRAVM)—, señala que “las barras de degustación para el consumo de bebidas y comidas en establecimientos comerciales deben ser catalogadas como servicios de bar, cafetería y restaurante o similares”, por lo que insta a estos negocios “a la obtención de la oportuna licencia municipal de funcionamiento o a la formalización de la declaración responsable”.

Carlos Novillo, viceconsejero del Gobierno regional, explica que la decisión se toma tras una consulta a los servicios jurídicos y que ya se ha trasladado tanto al Ayuntamiento de la capital como a la Federación Española de Municipios y Provincias para que lo traslade al resto de localidades madrileñas. “A partir de ahora, los Ayuntamientos deben velar de que se cumpla este marco normativo”, señala Novillo.

Aunque la norma es de ámbito regional, la mayoría de estas barras se ubican en el distrito de Centro de la capital, precisamente porque aquí hay restricciones para la apertura de nuevos bares y restaurantes. Lo explica Enrique Villalobos, presidente de la FRAVM: “El dictamen jurídico de la Comunidad ha de suponer el freno en seco y la desaparición de los comercios fraudulentos, que han querido sortear la prohibición de nuevos establecimientos de hostelería en Zonas de Protección Acústica Especial (ZPAE), con el subterfugio de las barras de degustación. Es una gran noticia para los barrios de la almendra central, que ven cómo crece sin freno la industria turística a costa de la desaparición del comercio tradicional y la consiguiente expulsión del vecindario”.

Desde la asociación La Viña, por su parte, consideran que este tipo de barras bajo una licencia de comercio “supone una competencia desleal para los negocios de hostelería legalmente establecidos y la creación de locales de hostelería encubiertos”, por lo que agradecen la resolución.

El Ayuntamiento de Madrid explica que todavía no han recibido la misiva de la Comunidad: “Cuando la tengamos la valoraremos”, dice una portavoz de Urbanismo. Desde el área municipal señalan que la Agencia de Actividades, “a la vista de las denuncias recibidas de comercios minoristas con barra de degustación que ejercían actividades recreativas de manera encubierta”, puso en marcha en 2017 una campaña especializada de inspección a los establecimientos donde se desarrollan actividades de bares, restaurantes y discotecas en áreas calificadas como ZPAE.

Según los datos municipales, se han inspeccionado 75 locales en 2017: 43 de ellos tenían deficiencias, en 19 de ellos no existían deficiencias, otros 9 de los locales estaban cerrados sin actividad y 7 cerrados en el momento de la inspección, cuyas visitas se han previsto para la campaña 2018, que se está ejecutando ahora.