Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sectores independentistas se desmarcan del boicoteo a Felipe VI en Barcelona

“El protagonismo corresponde a las víctimas de los atentados y a sus familiares", aseguran desde Òmnium Cultural

Boicot Felipe VI
El autobús de la campaña de Òmnium Cultural que reclama la libertad de los presos del procés. SARA CASAS

El independentismo no le perdona al Rey su discurso del pasado 3 de octubre, cuando cargó contra el Govern por el referéndum ilegal del 1-O y obvió las cargas policiales. En varias ocasiones, tanto entidades como algunos partidos han promovido el boicoteo a la presencia del Monarca en Cataluña. Sin embargo, ante la presencia del Jefe del Estado en la conmemoración del aniversario de los atentados yihadistas en Cambrils y Barcelona el próximo 17 de agosto, Òmnium Cultural y algunas voces en ERC piden que el foco se ponga en honrar a las víctimas y las fuerzas de seguridad.

Òmnium sí ha hecho llamamientos para protestar por la presencia del Rey en el pasado. En febrero, por ejemplo, invitó a recibir a Felipe VI con una cacerolada durante su participación en la inauguración del Mobile World Congress. Con ello buscaba expresar el rechazo “a su apoyo a la represión policial contra los votantes pacíficos del 1-O”.

El PP reclama impedir que el bus de Òmnium circule por Barcelona

El líder del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández, ha exigido sancionar e impedir la circulación del bus de la campaña de Òmnium por las calles de Barcelona, porque considera que "tergiversa la realidad hablando de presos políticos", y recuerda que se prohibió la del bus de Hazte Oír contra la transexualidad. En un comunicado, el dirigente popular ha pedido explicaciones al Gobierno de Ada Colau sobre los criterios seguidos para permitir la circulación "de un autocar cuya publicidad es claramente política".

Esta vez, no obstante, la entidad —cuyo presidente, Jordi Cuixart, se encuentra en prisión preventiva desde hace 297 días— considera que el contexto es distinto. “El protagonismo corresponde a las víctimas de los atentados y a sus familiares. Que nadie intente tener un protagonismo que no le corresponde”, pidió ayer el portavoz Marcel Mauri. En Òmnium, una de las responsables de organizar las multimillonarias manifestaciones de la Diada y que fue presidida por el presidente catalán, Quim Torra, creen que abuchear al Rey implicaría darle un protagonismo que no merece y por ello se desmarca de cualquier iniciativa en ese sentido.

Mauri también apunta que el acto es una oportunidad para expresar su “agradecimiento a todos los servidores públicos”. “Entendemos que tiene que quedar ejemplificado en dos personas, [el exconsejero] Joaquim Forn y el mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero”. Ambos están siendo procesados por un delito de rebelión y sedición, respectivamente.

Òmnium no está sola en este cambio de posición. Un sector de la dirección de Esquerra defiende la misma línea. Incluso algunos de los políticos republicanos presos han expresado su petición de que las víctimas sean las protagonistas. Eso sí, mantienen su rechazo a la figura de Felipe VI, pero piden expresarlo fuera de la conmemoración de los ataques terroristas, en los que murieron 17 personas.

Pese a los esfuerzos del Ayuntamiento y del Gobierno central para intentar situar dentro de la normalidad la participación del Rey en el acto, desde la Generalitat no paran las declaraciones para desmarcarse. Torra insistió el pasado fin de semana en recordar que el Govern no ha invitado a Felipe VI al acto —que organiza el Ayuntamiento de la capital catalana— y que este no se ha disculpado por su discurso del 3 de octubre.

Más radical se ha mostrado el presidente in pectore del grupo de Junts per Catalunya en el Parlament, Albert Batet. “Si el Rey quiere que el 17-A sea un recuerdo exclusivo a las víctimas, lo mejor que podría hacer por responsabilidad es no venir”, aseguró en Twitter. El alcalde de Valls cree que Felipe VI quiere usar el acto para limpiar su imagen.

Con todo, Torra y el Govern asistirán al homenaje y saldrán en la foto junto a Felipe VI. I Aunque no hay una convocatoria para mostrar el rechazo al Monarca en Barcelona, sí circulan distintas iniciativas como, por ejemplo, darle la espalda durante el acto.

Por otro lado, varias asociaciones de comerciantes como la Fundació Barcelona Comerç o el Gremio de Restauración pidieron ayer en un comunicado a las Administraciones públicas que “respeten el carácter estrictamente conmemorativo” del 17-A. “Sería conveniente dejar de lado otras reivindicaciones políticas en un día que servirá para recordar a las víctimas. Entendemos que en un acto de estas características todo el mundo es bienvenido”, insisten las entidades.

Más información