X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

La Ertzaintza utiliza por primera vez drones para controlar eventos masivos

Los aparatos han sobrevolado Bilbao durante el BBK Live para favorecer un desarrollo seguro del festival de música

Vista del festival de música Bilbao BBK Live, tomada por uno de los drones de la Policía vasca.

La Ertzaintza ha utilizado por primera vez drones para el control y vigilancia permanente de los accesos y zonas sensibles de un evento multitudinario. Lo hizo para sobrevolar el monte Kobetas durante el festival de música Bilbao BBK Live, que reunió cada noche entre el 12 y el 14 de julio a unas 40.000 personas.

El Departamento vasco de Seguridad ha informado este martes de que desplegó su habitual dispositivo de vigilancia mediante drones para contribuir al desarrollo seguro de la última edición del festival de música Bilbao BBK Live 2018, sin que se registrara ningún incidente de relevancia.

Por primera vez, la Ertzaintza incorporó a este dispositivo a la sección de helicópteros de la Unidad de Vigilancia y Rescate mediante la utilización de drones para el control y vigilancia continuada, desde el aire, de los accesos y zonas sensibles del evento musical. Los aparatos no tripulados permitieron controlar desde el aire todos los puntos de interés que iban surgiendo a lo largo del festival, lo que permitió "ganar en tiempo y en gestión de recursos".

Vista aérea del Bilbao BBK Live.

Es la primera ocasión que en Euskadi, se han realizado vuelos de drones autorizados y coordinados para vigilar un espacio aéreo controlado dentro de la zona de tránsito del aeropuerto comercial de Loiu (Bizkaia). En esta operación, la Policía autonómica emitió un aviso para aviadores Notam (Notice To Airmen, en sus siglas en inglés) para advertir al resto de usuarios del espacio aéreo vizcaíno del uso de estas pequeñas aeronaves controladas a distancia y restringir su uso a la actividad policial sobre el monte Kobetas.

Tras esta experiencia, la Ertzaintza ha mostrado su intención de "integrar paulatinamente estos dispositivos aéreos no tripulados en sus próximos despliegues de seguridad".