Colau compra un edificio del Eixample para destinarlo a alquiler social

El Ayuntamiento ha ejercido el derecho de tanteo y la finca ha costado dos millones

Gerardo Pisarello ante la finca de la calle de Aragó comprada por el Ayuntamiento.
Gerardo Pisarello ante la finca de la calle de Aragó comprada por el Ayuntamiento. EUROPA PRESS

El gobierno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha comprado un edificio del Eixample, el número 317 de la calle de Aragó, al lado del mercado de la Concepció. El objetivo de la compra, explicó ayer el portavoz del ejecutivo y concejal del distrito, Gerardo Pisarello, es proteger a los actuales vecinos y aumentar la bolsa de alquileres sociales. “Queremos evitar que los vecinos puedan quedar en manos de entidades financieras o de fondos buitre que quieran dar un uso especulativo”, afirmó.

El coste de la compra y la rehabilitación es de dos millones de euros y se ha realizado ejerciendo el derecho de tanteo (compra preferente). La finca tiene 11 viviendas: cuatro están vacías y el resto tienen vecinos, algunos con contrato indefinido y otros ocupados de forma irregular. El local de los bajos, también vacío, será de “uso vecinal”.

Pisarello subrayó que la compra se haya realizado en el Eixample, donde es muy difícil promover vivienda pública por falta de solares. El portavoz del ejecutivo reprochó a la Generalitat y al Gobierno español que sea el Ayuntamiento quien “afronte solo, sin tener competencias” la crisis de la vivienda derivada de la subida de los alquileres. En lo que va de mandato, Colau ha comprado 500 pisos para destinarlos al alquiler.

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS