Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Ingobernable: un año okupado

El centro social, ubicado en un edificio municipal, celebra su aniversario con una orden de desalojo de fondo

La Ingobernable, un inmueble ocupado en la calle Gobernador, en Madrid. rn
La Ingobernable, un inmueble ocupado en la calle Gobernador, en Madrid.

La Ingobernable, centro social instalado en un edificio municipal en la calle del Gobernador, cumple hoy un año de okupación. Su futuro es incierto. La dirección general de Patrimonio del Ayuntamiento de Madrid ha fijado el 6 de junio como fecha para su desalojo, después de que no se ejecutara en abril la primera orden de lanzamiento. Ana Camuñas, una toledana de 43 años, lo visita por primera vez. Curiosea junto a su amiga Lourdes las aulas del edificio de más de 3.000 metros cuadrados. Unos carteles en las paredes llaman su atención. Son actas ficticias de trabajos de fin de máster inyectados de sarcasmo. “Datos del alumno: Cifuentes la pobrecita. Título del trabajo: Porque yo lo valgo”. La denuncia de las irregularidades va en su ADN.

El centro social okupa echó a andar después de la manifestación Madrid no se vende, una protesta ciudadana contra la gentrificación y turistificación de la ciudad. “Las Letras es ejemplo de la especulación en los barrios, cada vez hay menos espacios públicos”, explica Ainhoa Maestu, portavoz del centro. “La Ingobernable está abierto a los vecinos con una estructura de autogestión. Aquí se reúnen más de 50 colectivos, como Las Kellys, y se realizan más de 100 actividades”.

La alcaldesa Ana Botella (PP) cedió este edificio gratuitamente por 75 años al arquitecto argentino Emilio Ambasz para la construcción de un museo sobre su obra. “El proyecto estaba paralizado, el edificio abandonado y lo liberamos para el uso de las vecinas”, cuenta Maestu.

La paellada por el aniversario de La Ingobernable se celebró ayer con una orden de desalojo de fondo, fruto del procedimiento administrativo abierto tras la okupación. El concejal de Centro, Jorge García Castaño, manifestó en el pleno la voluntad del Ayuntamiento de agotar esta vía, ya que considera que “tiene que ser un juez quien inste o no los lanzamientos”. No obstante, su planes la recuperación administrativa del edificio, para lo cual van a “intentar la derogación del convenio con Ambasz”, y la construcción de un espacio vecinal. “Ya somos un espacio vecinal. Si el Ayuntamiento tiene un proyecto para este espacio, debería mantener un diálogo formal y oficial con nosotros que, de momento, no se ha producido”, espeta Maestu.

En medio de la confusión, los okupas celebran un año de cooperación vecinal. Uno de sus grandes hitos tuvo lugar en la jornada de la huelga del Día de la Mujer. Por su posición privilegiada, fue centro de comunicaciones y de cuidados “desbordado por mujeres contentas de poder usar el espacio”. En el ámbito cultural, destaca la visita de la famosa activista feminista Silvia Federici, para reflexionar sobre patriarcado y capitalismo. También ha sido sede del Hackmeeting 2017, un encuentro sobre Internet y nuevas tecnologías que contó con más de 200 participantes.

Una de las habituales es María Sánchez, de 34 años. A Luismi, su compañero de piso, le toca esta semana turno en La Cafeta, su bar. Es miembro del grupo de masculinidades y su colectivo se encarga esta vez de la barra y la limpieza. Sánchez tiene experiencia, participó en el ya extinguido Patio Maravillas. Suele ir a las fiestas y a las jornadas sobre ecología. “La agenda de talleres fijos es inmensa, una oferta cultural gratuita y necesaria, ya que hay muchos madrileños sin recursos. Aquí pueden dar clases de yoga o ir unas jornadas interesantes sobre la guerra de Siria”, opina. Su amiga Rebeca de la Fuente destaca el valor de La Ingobernable como alternativa al ocio predominante de discoteca y centro comercial: “No es un capricho, es una necesidad que haya lugares así en Madrid. Sin este proyecto el edificio estaría vacío y habitado solo por las ratas”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información