Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La eterna desprotección del Parque Nacional Illas Atlánticas

La Xunta presenta, superando en ocho años el plazo legal, un plan de gestión plagado de retrocesos y sin tiempo para alegar, según denuncian los ecologistas

Una turista llega a las islas Cíes.
Una turista llega a las islas Cíes.

El peligro no deja de acechar al paraíso. Tras haber superado en ocho años el periodo legal exigido para dotar al Parque Nacional Marítimo Terrestre das Illas Atlánticas de Galicia del obligado Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG), la Xunta ha presentado un borrador “sin consensuar” con todos los agentes sociales, plagado de “retrocesos” en la protección del singular ecosistema de este patrimonio nacional que aspira a serlo también de la humanidad y en el que “no aparecen muchos de los trabajos realizados por los investigadores” en los que supuestamente se basa, según denuncian biólogos y asociaciones ecologistas. Frente a los 12 largos años que se tomó para elaborar este documento que habrá de regular la actividad del exclusivo paraje natural, el gobierno gallego intenta ventilar de un manotazo (ofrece 45 días naturales que finalizan este lunes y entre los que se han colado la Semana Santa y el puente de mayo, además de los fines de semana) el periodo de alegaciones.

El ecosistema de esta franja del litoral gallego (incluye el archipiélago de Ons, Cíes, Sálvora y Cortegada) que resistió milagrosamente a las agresiones urbanísticas y que fue declarado Parque Nacional en 2002, corre el riesgo de quedar, si cabe, aún más desprotegido de lo que ha estado durante esta década holgada de ausencia de plan de gestión. Tras analizar el borrador elaborado por la administración autonómica, los especialistas alertan sobre los peligros que se ciernen sobre este reducto de incalculable valor medioambiental, pasto hasta ahora del turismo descontrolado y de la ausencia de protección legal.

El periodo para alegar es insuficiente, aseguran las asociaciones ecologistas, alarmadas por la incapacidad de tiempo para abordar la magnitud de la desprotección en la que sostienen que el gobierno presidido por Alberto Núñez Feiijóo deja a este paraje. Entre los “retrocesos importantes” detectados, los colectivos ecologistas citan la reconversión en zonas de uso restringido(acceso público regulado mediante permisos) de los acantilados de la isla de Ons que hasta el momento son reserva integral (espacios protegidos en los que se excluye cualquier intervención humana para garantizar la evolución natural del ecosistema) Aseguran los grupos ecologistas que esta nueva calificación permitirá que se realicen rutas turísticas y actividades de marisqueo y extracción de percebes que “pondrán en peligro” el ecosistema de este paraje en el que anidan colonias de aves marinas. Lo mismo ocurre con la calificación, también de uso restringido, que el borrador otorga a otro espacio sensible como el de las dunas, también en Ons, con una biodiversidad de especies extraordinaria, que hasta ahora figuraban también con mayor protección: reserva integral.

“Nos dejan una semana de tiempo para alegar por cada dos años de los que dispuso la Xunta para elaborar el borrador”, protestan los colectivos Amigos da Terra, Anduxía, Agaia, Sociedade Galega de Historia Natural e Verdegaia, alarmados por un plazo de alegaciones “ manifiestamente insuficiente” y frente al que reclaman un “proceso real” de participación pública que aseguran que la Xunta puede alargar toda vez que la normativa deja a criterio de las administraciones los máximos y las posibles prórrogas.

“Lo que han hecho es una cacicada”, señalan a este diario portavoces de los grupos ecologistas que inciden en lo “desproporcionado tanto en el tiempo como en los recursos empleados” por el gobierno gallego frente al periodo para analizarlo y alegar que deja a los agentes sociales. Por su parte, la Xunta no tendrá plazo alguno de tiempo para estudiar las alegaciones que se presenten.

Por eso piden, junto con la asociación de guías acreditados del parque nacional, una prórroga de 30 días hábiles sobre la fecha marcada y el acceso “sin limitaciones y de forma inmediata” a toda la documentación de referencia “tanto la que se cita en el anexo bibliográfico del borrador como la que no se cita y que en muchos casos desconocemos”. Al mismo tiempo, muestran su disposición para participar, junto con el resto de agentes sociales (sector pesquero, naviero, turístico) en las mesas sectoriales que se convoquen y a las que hasta ahora, aseguran, “nunca fuimos invitados”.