Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un documental en cada barrio

El festival DocumentaMadrid celebra hasta el 13 de mayo su XV edición con una programación de más de un centenar de películas

Un fotograma de 'Of Fathers And Sons' sobre el adoctrinamiento yihadista en Siria.
Un fotograma de 'Of Fathers And Sons' sobre el adoctrinamiento yihadista en Siria.

Ante las pesadillas, ningún miedo. Bastan un papel y un bolígrafo para derrotarlas. Al pequeño Talal Derki se lo enseñó su padre; y le dijo que cada vez que se despertara de un sueño inquietante lo transcribiera. Atrapado en la tinta, el mal agüero no volvería. Todavía hoy, a sus 40 años, el cineasta sirio respeta aquel aprendizaje. Aunque, frente a la mayor pesadilla de su vida, cambió de método: en vez de escribirla, la filmó. Así surgió Of Fathers And Sons, un relato grabado desde el corazón del terror. Derki se despidió de su mujer y su hijo, se desplazó al norte de Siria y se adentró en territorio controlado por el Frente Al Nusra, organización entonces considerada la filial local de Al Qaeda. A los terroristas explicó que era un fotógrafo de guerra, devoto de Alá y el yihadismo. Se arriesgó a ser ejecutado: logró, sin embargo, acceso completo, cámara en mano, a su intimidad.

He aquí una de las obras más impactantes del festival DocumentaMadrid, que celebra desde ayer y hasta el 13 de mayo su XV edición, esparcida por salas y barrios de toda la ciudad, de Tetuán a Villaverde, de Arganzuela al Puente de Vallecas. Of Fathers And Sons se infiltra incluso en los campos de entrenamiento de los yihadistas: se ve a niños tumbados en el suelo, mientras su instructor les incita a no tener miedo y dispara con su fusil a escasos centímetros de sus cabezas. La propia Andrea Guzmán, codirectora del certamen junto con David Varela, la cita como una de sus favoritas de la programación.

“Buscamos documentales donde se note la mirada del creador, pero que sean asequibles. Cualquier espectador podrá encontrar alguna película que le guste”, defiende Guzmán. El público puede escoger entre un caníbal confieso explicando sus razones a la cámara y un retrato de San Francisco construido con secuencias de filmes rodados en sus calles; se cuenta la lucha de un granjero contra una multinacional que pretende comprar su tierra y el proceso creativo de la bailaora Rocío Molina. “Al ver una obra, siempre pienso en qué dirían mis padres y mis amigos más expertos. En este caso los filmes les pueden gustar a los dos”, dice Ruth Somalo, una de los miembros del comité de selección.

Fotograma de 'Baronesa'. ampliar foto
Fotograma de 'Baronesa'.

Entre todos, visionaron más de 1.700 películas. Cada filme pasó por el filtro de al menos dos comisarios. Somalo relata que, salvo un “20-30%” de obras superfluas, afrontaron todo un reto. Discreparon “mucho”, discutieron “hasta 12 horas” de las que más les apasionaban y escogieron al fin las más de cien que se verán en el festival. “Teníamos material para dos o tres Documentas satisfactorios. Elegimos sin revisar el título o el director. Así que nos alegramos muchísimo cuando resultó que la mitad estaban filmadas por mujeres”, añade Somalo.

Talleres y foros

Precisamente el feminismo es uno de los hilos conductores del certamen, junto con la naturaleza, la educación y el pensamiento crítico. Guzmán destaca también la miríada de actividades paralelas, la sección Fugas —más arriesgada y experimental—, el seminario Pedagogías de la creación, un foro profesional para la financiación de proyectos y la iniciativa De las aulas al cine, para implicar a los colegios y los estudiantes.

El certamen aumenta sus sedes para alcanzar más públicos y áreas menos céntricas de la ciudad

Aunque, en general, DocumentaMadrid quiere sumar a toda la ciudad. Durante 14 años, se ha asentado como uno de los principales certámenes documentales de España —“el mayor festival financiado por el Ayuntamiento”, que aporta el 90% de los 400.000 euros de presupuesto, según Guzmán—. Entre los cinéfilos, su nombre siempre despierta fascinación. Sin embargo, para su XV aniversario, ya no le basta. “Queremos que todo Madrid se entere, llegar a más público y más sitios”, agrega Guzmán.

En concreto, hay ocho barrios más allá del centro y las sedes tradicionales (Cineteca de Matadero y Filmoteca, entre otras) que acogerán proyecciones, de Salamanca a Hortaleza; se suben al carro Casa de América, la Casa del Reloj o la Sala Equis. Con estas armas, Guzmán espera superar los 13.000 asistentes del año pasado. Y demostrar que el documental vive uno de sus mejores momentos históricos: “Innova muchísimo, más que la ficción. Hay filmes tan distintos en el punto de vista, la forma de contar. Es un género donde se puede hacer de todo”. Hasta infiltrarse en el Frente Al Nusra. Y volver para contarlo.

Ocho obras para orientarse

Hay más de cien películas en DocumentaMadrid. 11 días de proyecciones, en distintos horarios y rincones de la ciudad. Andrea Guzmán, codirectora del certamen, y Ruth Somalo, miembra del comité de selección, señalan algunas de sus favoritas.

Of Fathers And Sons’. “Retrato perturbador de un padre de familia sirio, devoto convencido de la ideología talibán, inculcada diariamente a sus ocho hijos”, según el festival. Domingo 6 y jueves 10 en la Cineteca.

‘Amanecer’. “La directora emprende un doble viaje autobiográfico para encontrarse con su madre biológica y preguntarle por qué la dio en adopción”. Sábado 5, en el Centro Cultural CDI de Arganzuela; Lunes 7, en el Centro Cultural Santa Petronila; jueves 10 y viernes 11, en la Cineteca; sábado 12, en el Centro Cultural Eduardo Úrculo.

El Sr. Liberto y los pequeños placeres’. “Una mirada de Ana Serrte sobre el esplendor y el ocaso, sobre esos gestos cotidianos de resistencia ante la proximidad de la muerte”. Sábado 5 y lunes 7, en la Cineteca.

The Green Fog’. “Retrato experimental de la ciudad de San Francisco a través del caleidoscopio de imágenes rodadas en sus calles”. Domingo 6 y viernes 11, en la Cineteca.

'Playing Men’. "El juego y sus variantes históricas son el punto de partida de este ensayo que explora las tradiciones, la identidad y la masculinidad”. Viernes 4 y domingo 6, en la Cineteca; viernes 11, en la Sala Equis.

‘Ainhoa: Yo no soy esa’. “El retrato elusivo de una joven fallecida es el punto de partida de una historia de tres mujeres”. Viernes 4, en el Eduardo Úrculo; sábado 5 y lunes 7, en la Cineteca; miércoles 9, en el Santa Petronila; jueves 10, en la Sala Equis.

‘Baronesa’. “Andreia quiere mudarse. Leid espera a su marido, que está en la cárcel. Son vecinas de un barrio pobre de Belo Horizonte”. Sábado 5 y viernes 11, en la Cineteca.

'Hello Horse!’. “Una película sobre cómo todo cambia mientras permanece igual”. Sábado 5, en la Filmoteca.

Programación completa en www.documentamadrid.com

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información