Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont estrena su voto delegado en el Parlament

El 'expresident' delega en Elsa Artadi su voto en una resolución de Ciudadanos derrotada por amplia mayoría

Los diputados de Junts per Catalunya, Elsa Artadi y Albert Batet, en el Parlament.
Los diputados de Junts per Catalunya, Elsa Artadi y Albert Batet, en el Parlament.

Carles Puigdemont, expresidente de la Generalitat, ha votado por primera vez en este mandato en el Parlament después de que la Mesa de la Cámara aceptara su voto delegado. La votación se ha producido a propósito de una propuesta de resolución presentada por Ciudadanos para reconvenir a Roger Torrent y que ha sido derrotada por amplía mayoría. La iniciativa ha sido desestimada por 40 votos a favor (los de Ciudadanos y el PP) y 94 en contra, entre ellos el de Puigdemont -horas después supo que este viernes quedará en libertad en Alemania- y el de los exconsejeros recluidos en España Oriol Junqueras, Jordi Turull, Josep Rull y Raül Romeva, además del diputado Jordi Sànchez. El único que no ha votado ha sido Toni Comín, a disposición de la justicia belga y que no ha renunciado al escaño.

Los letrados de la Cámara advirtieron a la Mesa que el Tribunal Constitucional había señalado que no podrían votar quienes estaban en búsqueda y captura. Pero los grupos independentistas replicaron que esa medida decaía al estar Puigdemont preso en Alemania y ser, por tanto, su situación análoga a la del resto de líderes independentistas presos a quienes el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena sí permite votar. Esta es la primera vez que Torrent ignora una advertencia de los letrados. El voto delegado es válido para todo el mandato y ahora se abre el interrogante de si se mantendrá con la puesta en libertad de Puigdemont. Se da la circunstancia de que los diputados reclusos, sometidos a la justicia española, pueden votar pero no así por ejemplo Comín.

El voto delegado tiene relevancia después de que Jordi Sànchez —que hace dos semanas anunció, a través de su abogado, que renunciaría a su escaño— volviera ayer a ofrecerse para ser investido como presidente. Junts per Catalunya y ERC suman 66 escaños, pero en las votaciones se quedaban en 64 al no contar con Puigdemont y Comín. Si ninguna instancia judicial interviene, Junts per Catalunya y ERC sumarán ahora 65 escaños y estarán a un solo voto de lograr la mayoría simple (66) que permitiría investir a Sànchez en segunda votación. La CUP se mantiene en en la abstención a no ser que se trate de investir a Puigdemont. Toda la presión se dirigiría entonces a Comín para que renunciara a su escaño, algo a lo que se ha negado hasta ahora.

Antes de empezar el Pleno, la Mesa de la Cámara ha desestimado las peticiones de reconsideración de la oposición constitucionalista que rechazaba el voto del expresident. El PP apuntó en su petición que la búsqueda y captura sigue vigente en España aunque Puigdemont esté encarcelado en Alemania. Fuentes de esos partidos han señalado que deben meditar si ahora presentan un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional por si se han vulnerado sus derechos como diputados permitiendo el voto del expresident. Puigdemont ha delegado su voto en Elsa Artadi, la portavoz adjunta de Junts per Catalunya.

Ciudadanos se queda solo

Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos, pretendía con su resolución criticar a Torrent por no dar "explicaciones ni dar la cara" ante el hemiciclo tras "100 días de bloqueo institucional" y le ha recriminado que explique a todos los catalanes su plan para dar con un candidato viable. "Está esperando la llamada de Puigdemont para ver que tiene que hacer", ha dicho. La iniciativa ha sido  rechazada por el independentismo y Catalunya en Comú, que coincidieron en acusar a Ciudadanos de vivir solo de alimentar el procés, pero también por el PSC.

Eva Granados, portavoz socialista, en un discurso demoledor, ha señalado que la propuesta era "inútil" y "caduca" porque el reloj de la investidura ya corre desde que Jordi Turull se presentó el día 28 de marzo a la investidura finalmente fallida. "¿Tienen algo más que ofrecer?", se ha preguntado Granados. "Mucho predicar y poco dar trigo. Aquí predican, allí den trigo. Quizá los señores de Ciudadanos han encontrado al final el trabajo de máster. Si querían el desbloqueo, que se hubiera presentado Arrimadas".