Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Policía Municipal recluta a agentes en prácticas para vigilar el Maratón de Madrid

Para el colectivo profesional APMU, esta práctica revela la falta de agentes en la capital

Un policía municipal patrulla por Puente de Vallecas.
Un policía municipal patrulla por Puente de Vallecas.

El boicoteo que están haciendo los policías municipales a cubrir el Maratón Popular de Madrid el próximo 22 de abril está teniendo los primeros efectos. La dirección del cuerpo ha reclutado a 45 alumnos en prácticas para que vigilen el desarrollo de la prueba, pese a que estos futuros funcionarios no llevan pistola ni tienen un conocimiento al detalle de la forma de actuar en la capital. Una portavoz del Área de Seguridad afirma que estos alumnos siempre han participado en el maratón, al igual que en otros actos multitudinarios como las Navidades.

La Asociación de Policía Municipal Unificada (APMU) inició hace varias semanas una campaña en contra de que los agentes se apuntaran de forma voluntaria a vigilar el maratón. Para ello emprendió la campaña “No contéis conmigo, policía de Madrid bajo mínimos”. Después han estado moviendo estas etiquetas en las redes sociales, en especial Twitter.

La novedad de este año es que la prueba tiene tres recorridos distintos (uno para los 10 kilómetros, otro para el medio maratón y otro para el maratón). Eso supone que se requieren más agentes en las calles para los cortes de tráfico, que comenzarán ya la noche del viernes previo a la prueba. Las últimas estimaciones apuntan a que se necesitan unos 620 funcionarios para controlar los tres itinerarios. Las listas de voluntarios colocadas en las distintas unidades aparecen vacías, según fuentes sindicales.

Para evitar este vacío de policías, los mandos de la Policía Municipal sorprendieron a los alumnos del curso de formación, que comenzaron sus clases el pasado martes. Los responsables anunciaron en el acto inaugural que entre sus prácticas estaría el trabajar en la vigilancia del maratón.

Estos alumnos han ingresado en la Policía Municipal a través de la llamada movilidad horizontal. En cada oposición, se guarda un 20% de las plazas para agentes de otras plantillas que quieran entrar en la capital. Hasta la fecha son funcionarios en sus respectivos Ayuntamientos y se encuentran dentro de la llamada “licencia para estudios”. Los de esta promoción provienen de diversos municipios madrileños como Parla, Colmenarejo, Fuenlabrada, Móstoles, Tres Cantos y Galapagar, entre otros. Su formación se desarrolla en Centro Integral de Formación de Seguridad y Emergencias (CIFSE) por un periodo de tres meses. Eso les impide llevar el arma reglamentaria y, según la normativa del cuerpo, deben estar acompañados de un agente veterano que les tutele.

Esta situación ha sentado mal en algunos mandos policiales que han visto un mayor problema en su participación, dado que desconocen el callejero y los procedimientos policiales de la capital. Además, al ser puntos fijos de vigilancia en calles secundarias, puede darse el caso de que no sepan en qué lugar exacto deben colocarse. “Todo el dispositivo de seguridad requiere una gran coordinación y no se puede improvisar cuando estamos hablando de centenares de funcionarios”, reconocen algunos mandos consultados.

El presidente de APMU, Carlos Bahón, ha criticado esta decisión de los responsables del cuerpo. “Me parece que la dirección y la jefatura están intentando taponar la escasez de policías municipales en la ciudad de Madrid y exclusivamente para cubrir el servicio de maratón de una forma temeraria poniendo a policías en formación sin arma en plena alerta 4. Esto supone un grave riesgo para su propia integridad y sin garantizar la seguridad para los participantes”, lamentó Bahón.
Práctica habitual

La portavoz del Área de Seguridad aseguró que estos alumnos en prácticas ya tienen la plaza y que en su formación se incluyen estas prácticas en la calle. “Son habituales y en ningún caso se ha hecho de manera especial para este maratón. Por ejemplo, los alumnos suelen realizar estas prácticas en los dispositivos especiales de las Navidades”, afirmó la portavoz.

En caso de que no se cubran las plazas necesarias para vigilar el maratón, los mandos policiales pueden imponer el reglamento y suspender las libranzas de los agentes, como ya ocurrió en Orgullo Gay Mundial el verano pasado. Se les compensa con dos días libres o con el pago de las horas extraordinarias.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram