Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las dudas sobre el máster que no ha disipado Cristina Cifuentes

Cifuentes no ha mostrado el trabajo final ni la dispensa, el documento oficial que le habría eximido de asistir a clase

Cifuentes, durante la rueda de prensa de este miércoles.

El título de máster universitario en Derecho Público del Estado Autonómico "es perfectamente real y perfectamente legal". Eso ha dicho este miércoles la presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, en su comparecencia en el pleno de la Asamblea regional. Cifuentes ha mostrado algunos de los documentos que ya había enviado a los medios cuando saltó la primera información, el pasado 21 de marzo, pero con sello oficial de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC). No ha aportado documentación nueva relevante. Estas son las dudas que no ha disipado con su comparecencia en el pleno, tras la que se ha sometido a una rueda de prensa con preguntas por primera vez en dos semanas.

La dispensa. El máster, de 60 créditos (equivalente a 600 horas lectivas), era presencial. Cifuentes ha defendido, sobre su no asistencia a clase, que este tipo de estudios "se adaptan a las posibilidades y a los horarios de los alumnos que trabajan y no tienen mucho tiempo". Sin embargo, esta dispensa académica –que no es común a todas las universidades públicas españolas- no es verbal, tiene que haber un documento escrito que lo acredite consensuado con la dirección del máster. La presidenta no ha aportado la citada dispensa. Ha señalado en su comparecencia posterior que lo acordó con el profesorado y la dirección.

La asignatura pendiente. Cifuentes ha añadido a la documentación que envió el 21 de marzo a los medios, una carta de Pablo Chico, el profesor que mandó cambiar la nota de su materia en 2014 en un correo electrónico, en la que asegura que el docente explica que todo se debió a un "error de transcripción". La presidenta, ante la posibilidad de haber defendido su Trabajo de Fin de Máster (TFM) pese a tener alguna asignatura todavía pendiente, ha explicado que se trata de "una práctica habitual", el evaluar los trabajos y guardar la nota. El reglamento sobre los trabajos de fin de máster de la URJC aprobado en mayo de 2011 -que no es el mismo que rige en estos momentos- exige que el alumno para defender el TFM haya "superado el resto de asignaturas para lo que deberá entregar la justificación correspondiente”. Este papel no ha sido mostrado por Cifuentes.

El trabajo final. Durante su comparecencia, la presidenta no ha mostrado el TFM. En explicaciones previas, alegó que en el tiempo transcurrido desde entonces (2012-2018) se ha cambiado tres veces de despacho y no lo localiza. Ha estado “abriendo cajas” esta Semana Santa para encontrarlo sin éxito, señaló en Telemadrid. "No es que no lo enseñe, es que no lo he encontrado aún", ha añadido Cifuentes, que no está segura de haberlo guardado. La política ha mostrado una carta, fechada el 27 de marzo, en la que da permiso al rectorado para mostrarlo "si lo considera procedente". La URJC, que en un primer momento dijo no enseñar ningún documento por el amparo de la Ley de Protección de Datos, abrió una investigación el 22 de marzo y no se pronuncia.

La defensa del trabajo final. La política popular ha asegurado que defendió el TFM de forma presencial el 2 de julio de 2012. En esa fecha, se celebraba en Madrid la victoria de la selección española de fútbol en la Eurocopa y ella ejercía como delegada del Gobierno. Cifuentes ha asegurado que no estuvo al frente porque dependía de la Jefatura Superior de Policía. "El seguimiento no me correspondía a mí", ha asegurado en el pleno. Luego ha abundado en que el dispositivo de aquel día no estaba en la Delegación de Gobierno. "Creo recordar que en ningún partido ni celebración de partidos", añade la presidenta. El centro de control se establecía en la Jefatura Superior de Policía, y "en cualquier caso, se montaban a partir de cierta hora [ocho o nueve de la noche], y la defensa de este máster fue a primera hora de la tarde", ha dicho. "Lo defendí de forma presencial en el campus de la URJC de Vicálvaro. Duró poco, porque hay un tiempo limitado, de unos 10 o 15 minutos aproximadamente", ha añadido a los periodistas.

Más información