Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los muertos en accidentes se disparan en lo que va de año

Desde enero se han registrado 44 fallecidos, el 80% de los que hubo en 2017 en el mismo periodo

Restos de un accidente de tráfico, en una imagen de archivo.
Restos de un accidente de tráfico, en una imagen de archivo.

Los muertos en accidentes de tráfico en las carreteras catalanas, en lo que va de año, casi doblan a los del año pasado en el mismo periodo. Desde enero, en la red viaria catalana han fallecido 44 personas, cuando el año pasado en estas fechas fueron 24. Los heridos graves han sido los mismos: 137 personas. Una situación que la directora del Servicio Catalán de Tráfico (SCT), Eugènia Domènech, explicó ayer que no se puede atribuir a un solo motivo: “Las causas son dispersas y multifactor”, dijo. Y calificó la situación de “dramática” y de “alarma social”.

Domènech compareció ayer por la tarde tras un siniestro fin de semana en el que al cierre de esta edición habían fallecido seis personas en cuatro accidentes. “Es preocupante y alarmante”, convino. La directora del SCT recordó que 2017 se cerró con un repunte en la cifra de víctimas mortales en las carreteras, tras años de descensos.

Fin de semana negro con seis fallecidos

Seis personas han muerto en cuatro accidentes que también han causado 11 heridos durante el pasado fin de semana. El viernes por la tarde murió el conductor de un turismo al chocar frontalmente contra una furgoneta a la N-340, a la altura de Mont-roig del Camp.

El sábado por la mañana dos personas murieron en otro choque frontal entre una moto y un turismo en la C-31 a la altura de Vilanova i la Geltrú. Y en otro accidente murió una persona atropellada por un turismo en la A-2 en Sant Vicenç dels Horts.

El último de los accidentes se produjo sábado por la tarde en Piera y murieron dos mujeres, madre e hija en una colisión fronto-lateral entre dos turismos en la B-224.

Pero si el año pasado el aumento se focalizó sobre todo en dos colectivos concretos, ciclistas y motoristas, al gobierno catalán le preocupa que “este año no hay un tipo concreto de accidentes, ni determinadas carreteras: ha habido choques frontales, salidas de vía o atropellos”. “Las cifras nos indican que no podemos centrarnos en un colectivo o una actuación concreta, sino que debemos actuar de forma coordinada y general”, insistió.

Los accidentes, precisó, tampoco se pueden atribuir al aumento de la movilidad que se ha producido con la recuperación económica. “La movilidad puede aumentar el riesgo pero no tiene porque traducirse automáticamente en incremento de víctimas”, afirmó.

Por ello, Domènech ha explicado que tras una reunión entre los responsables de tráfico y del cuerpo de Mossos d’Esquadra decidieron poner en marcha un plan de choque “para actuar de forma masiva e intensiva e incrementar el patrullaje de la policía autonómica, para que los conductores estén en alerta y en alarma, porque estamos en una situación muy complicada”.

Plan de choque

En el marco del plan de choque, apuntó, se priorizarán las zonas donde se han producido accidentes o donde hay más movilidad y las actuaciones para limitar la velocidad y aumentar los controles de consumo de alcohol y drogas o vigilar el uso del móvil y del cinturón. La intención es que los conductores vean más Mossos en la carretera. “El factor humano es el que provoca el 90% de los accidentes, por lo tanto, tenemos que controlar estas conductas. Estamos asumiendo un riesgo en la carretera que no nos podemos permitir”, alertó, y se refirió a “la necesidad de adecuar la velocidad, conducir con prudencia y hacer uso del cinturón de seguridad”.

En este sentido, alertó de que —pese a que en carretera el uso del cinturón supera el 95% de las personas ocupantes de los turismos— algunas de las 44 víctimas mortales en accidente de este año “no llevaban abrochado el cinturón y esto en un accidente con velocidad es sinónimo de consecuencias muy graves”. “Tenemos que dar la vuelta a esta realidad que es muy cruda y la podemos evitar”, dijo Domènech, quien apeló a la “responsabilidad de cada uno de nosotros en hacer lo que esté en nuestras manos, porque podemos ser víctimas o causantes de un accidente”.

La directora del Servicio Catalán de Tráfico precisó que los cuatro accidentes de este fin de semana han sido choques frontales, salvo un atropello. Circunstancias que pueden producirse “por exceso de velocidad o distracciones”. “Normalmente, en los accidentes no hay un único factor”, afirmó. Además, apuntó que la mayoría de los últimos accidentes se han producido en momentos del día en los que hay poca luz.

En el caso de los atropellos, Domènech los atribuyó a “diferentes tipologías: conductores que han sufrido una avería y han salido del coche, o que han parado y se han puesto a caminar”. Visto el resultado, Domènech recordó que cuando un conductor sale de su vehículo debe ser consciente de que está en situación de riesgo. Y antes de salir, ponerse el chaleco reflectante para ser visto.

Más información