Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El temporal de lluvia castiga las playas de Barcelona

Zonas como la Barceloneta o Sant Miquel pierden arena

La playa de la Barceloneta ha perdido toneladas de arena
La playa de la Barceloneta ha perdido toneladas de arena

El temporal de lluvia y nieve que desde el pasado fin de semana se ha cebado con la mayor parte de Cataluña también ha afectado a playas de diferentes municipios. Una portavoz del Ayuntamiento de Barcelona aseguró ayer que las lluvias del domingo y, sobre todo, las del pasado lunes provocaron un cierto movimiento de arena en los cinco kilómetros de playas de la capital catalana.

Según la misma fuente, pese a la afectación, la pérdida de arena oscila dentro de parámetros normales para la época del año y, por el momento, no se ha activado ningún tipo de alerta. Pese a la normalidad, playas como la de la Barceloneta o Sant Miquel presentaban ayer un aspecto desolador. El temporal habían engullido buena parte de la arena y en las partes más cercanas al paseo Marítimo las olas dejaban escasos metros de arena a la playa. Los trabajadores del restaurante Xup Xup ya hace días que colocaron una muralla de sacos de arena para intentar impedir que el agua accediera a la terraza del restaurante. Ahora, desde las mesas al agua hay unos centímetros de arena y los sacos a modo de barricada.

Como previsiblemente, y hasta que comience la temporada de baño, habrá nuevos temporales las barreras que colocan los restaurantes y otros negocios a pie de playa seguirán en la zona hasta pasado abril cuando el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) vuelva a destinar toneladas de arena para nivelar y distribuir las playas.

Por otro lado, las lluvias que han caído en los últimos días en toda Cataluña han elevado en cinco hectómetros el nivel de las cuencas internas, que alcanzan el 44,5% de su capacidad total, recuperando los valores de principios de año. La subida del nivel de volumen hídrico desde el viernes se enmarca en una tendencia todavía creciente, a la espera de que el deshielo de la nieve caída en las cotas medias y altas provoque otro ligero aumento de las reservas.