Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arrimadas se distancia de PSC y PP y acusa a Torrent de trabajar solo para la independencia

Los partidos constitucionalistas muestran sus disensiones por un noveno voto en blanco que desarma el discurso de Ciudadanos

Inés Arrimadas, en el Parlament.

Los tres partidos constitucionalistas, Ciudadanos, PSC y PP, han reclamado este miércoles a Roger Torrent, nuevo presidente del Parlament, que trabaje dentro de los marcos de la legalidad y que no trabajen exclusivamente en favor de la independencia. Inés Arrimadas, presidenta de Ciudadanos, se ha mostrado beligerante contra Torrent al que ha acusado solo de trabajar en favor de la secesión frente a PSC y el PP que han apreciado los llamamientos del nuevo president a velar por la diversidad y la convivencia en el Parlament. Las tres fuerzas han coincidido en lamentar, eso si, el tono de discurso de Ernest Maragall, presidente de la Mesa de Edad, que ha arremetido contra el Estado.

"No teníamos la esperanza de encontrar a alguien muy diferente de Carme Forcadell. Ya veremos como se desarrollan las sesiones pero no tenemos muchas esperanzas de encontrar una persona imparcial que haga cumplir el reglamento", ha asegurado Arrimadas. Pese a todo, la diputada ha subrayado que las cosas han cambiado aunque aparentemente todo sigue igual. "Ciudadanos ha ganado las elecciones y el independentismo tiene menos escaños -dos menos- y menos porcentaje de voto", ha señalado. Pero el mayor ataque lo ha dirigido a En Comú-Podem al que ha acusado de convertirse en el mejor "chollo" para los independentistas. "Les permiten que el Parlament sea su cortijo", ha dicho.

El PSC y el PP han discrepado de la visión de Arrimadas y se han mostrado moderadamente optimistas con la elección de Torrent. "Celebramos que el flamante presidente", ha dicho con cierta ironía la socialista Eva Granados, "haya hecho un discurso que contenga las palabras convivencia, respeto y la diversidad de nuestro país. Valoramos esas palabras, pero lo queremos ver con hechos". La prueba del algodón será, para Granados, su postura en la hipotética investidura de Carles Puigdemont donde Torrent tendrá la última palabra sobre cómo interpretar el reglamento.

El popular Santi Rodríguez ha celebrado que Torrent haya pronunciado un discurso "conciliador" hasta el punto que considera que hay un punto de ruptura entre el nuevo presidente y su antecesora Carme Forcadell. "Torrent es de ERC y la Mesa tiene mayoría independentista pero el tono nos permite tener cierta esperanza de que tenga en cuenta aspectos que en la última legislatura no se tuvieron. Él ha exigido respeto a la Cámara", ha dicho, el popular, "y yo digo que sea recíproco y que respete la ley que es lo que faltó la legislatura pasada".

Los partidos constitucionalistas han mostrado hoy que no han actuado como un bloque al registrarse un noveno voto en blanco que ha desarmado el discurso de Ciudadanos. El partido de Arrimadas confiaba en que los 57 diputados del bloque votarían a favor de José Maria Espejo Saavedra, pero uno de ellos lo ha hecho en blanco. Con ese resultado, Espejo tampoco podría haber sido nombrado aunque los ocho diputados de los comunes les hubieran votado a favor. "Preguntad tanto al PP como al PSC quién ha sido", ha dicho Arrimadas visiblemente enojada e ignorando la realidad aritmética. "La decisión ya la había tomado Podem. Son el gran chollo de los independentistas. Les permiten que el Parlament sea su cortijo".

Tanto el PSC como el PP han negado que de sus filas saliera el voto en blanco. "No había ningún pacto entre Ciudadanos y el PP. Ni siquiera nos pidió que votáramos a Espejo. Fue una decisión autónoma y por tanto no tenemos necesidad de hacer votos en blanco o cosas raras", afirmó el diputado popular. Granados defendió que tenían un acuerdo con Ciudadanos y que los socialistas los cumplen.

Más información