Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Carrefour

Las luces de Navidad de Barcelona recuerdan a las víctimas del atentado

El Ayuntamiento iluminará una veintena de fuentes en solidaridad con los exconsellers encarcelados

Dos palomas de la paz recuerdan a las víctimas del atentado de Barcelona
Dos palomas de la paz recuerdan a las víctimas del atentado de Barcelona

Las luces de Navidad de Barcelona homenajean este año a las víctimas del atentado terrorista del 17 de agosto con dos palomas de la paz en la Rambla de Santa Mònica. El consistorio quiere agradecer así la respuesta y el compromiso de vecinos y comerciantes el día del ataque, y la respuesta que ofrecieron.

El Ayuntamiento ha decidido que las luces de Navidad no sean de color amarillo en recuerdo a los exmiembros del Govern encarcelados y los líderes de ANC y Òmnium en prisión, como habían pedido algunos grupos municipales. Sí que ha accedido, sin embargo, a iluminar de amarillo una veintena de fuentes a partir de este viernes entre las 18.00 y las 22:00 horas, en solidaridad con los encarcelados. Así, no habrá más luces amarillas de las que ya tuvieran este color previsto. En total, hay 400 tramos de calle que suman 100 kilómetros lineales de luces.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha dicho que el Ayuntamiento está de acuerdo con efectuar esta "acción simbólica" para recordar "esta anomalía democrática" que es que haya varios miembros del Govern cesado que estén en prisión. "Espero que salgan pronto de la prisión preventiva y puedan pasar las navidades en su casa. Más allá de Navidad espero que no sigan en prisión preventiva", ha contestado al ser preguntada por cuándo finalizará esta medida.

Por su parte, el concejal de Turismo, Àngel Colom, ha defendido la “capacidad de la ciudad para generar atracción hacia fuera y de sentirnos orgullosos” y ha explicado que el Ayuntamiento pondrá en marcha durante la campaña de Navidad varias acciones de apoyo al comercio tanto del centro como de los barrios, muy tocado como consecuencia de las crisis que encadena la ciudad: el atentado de agosto y la política que arrancó antes del referéndum del pasado 1 de octubre. 

Colom ha reconocido que la próxima Navidad será “especial porque la ciudad todavía está sometida a la sacudida emocional de agosto por los atentados”. Y ha añadido: “Y a nadie se le escapa la situación de incertidumbre política y el temor a que acabe revirtiendo en económica”. Con todo, ha recordado que en verano pasado, tras el atentado de la Rambla, los indicadores económicos de la ciudad se normalizaron en solo tres semanas. Precisamente la Rambla ha sido el escenario elegido por el Ayuntamiento para celebrar el espectáculo con el que cada año se encienden las luces de Navidad.

Más información