Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La PAH ocupa la sede del distrito de Ciutat Vella exigiendo vivienda para una familia desahuciada

Los afectados está a la espera de recibir un piso social

Una veintena de miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Barcelona han ocupado esta mañana la sede del distrito de Ciutat Vella de Barcelona exigiendo que se le conceda un realojamiento temporal a una familia con un hijo de cinco años con una orden de desalojo.

Rachiz Amelz lleva 17 años viviendo en España. Ha trabajado en la construcción y en la hostelería aunque lleva algunos meses buscando empleo. Desde hace seis años vive con su esposa, Aicha El Himer, y su hijo de cinco años en un piso de alquiler de la calle Sant Pere Mes Baix.

Rachid pagaba 350 euros de alquiler por un piso de dos habitaciones. En enero se le acabó el contrato y solicitó al propietario, la inmobiliaria Grabal, prologarlo. La empresa tenían otras ideas para el inmueble y prefirió extinguir el contrato. Rachid pidió ayuda en servicios sociales del Ayuntamiento de Barcelona que en un primer momento intentó negociar con la inmobiliaria asegurando que sería el Consistorio el que abonarían cuotas impagadas a cambio de que la familia pudiera permanecer en la vivienda hasta que pudieran ser realojados en una vivienda del parque público municipal.

La propiedad se negó y el juzgado de primera instancia 29 dicto una orden de desalojo. El desahucio deberá realizarse durante la primera quincena de noviembre. Esta mañana, la familia ha dejado sus pertenencias en un guardamuebles cedido por el Consistorio. La administración municipal ha ofrecido una pensión como alojamiento temporal para Amelz y su familia.

El problema es que Aicha está enferma y a la familia se le reconoció el pasado mes de mayo, por parte del Ayuntamiento de Barcelona, que su caso era una situación de emergencia. Cuando los miembros de la PAH han okupado esta mañana la sede del distrito de Ciutat Vella, Jordi Rabassa, consejero de Barcelona en Comú, se ha acercado a la comitiva ha recopilado información y se ha marchado para averiguar que podían hacer desde el Consistorio. La veintena de miembros de la PAH han anunciado que no se marcharían de la sede municipal hasta que se resolviera la situación de la familia.

Mientras los miembros de la PAH seguían con la ocupación, el Síndic de Greuges, Rafael Ribó, ha hecho pública una denuncia asegurando este octubre se estaban adjudicando viviendas a familias de casos valorados por la Mesa de emergencias sociales del Consistorio en noviembre de 2016. Casi un año de espera. Situaciones muy similares a la de la familia de Rachid.

Ribó asegura que estás situaciones se deben a la falta de vivienda pública y propone mecanismos para no llegar a situaciones “traumáticas como las situaciones de lanzamiento, que, de forma cada vez más frecuente, afecta a un buen número de familias con la consiguiente afectación a la salud física y mentras, entre otras de las personas que se encuentran en situacioens de pérdida de vivienda”.