Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un atracador exige salir de una cárcel catalana tras la declaración de independencia

El hombre pide al juez un 'habeas corpus' argumentando que la Generalitat, que le custodia, no reconoce las leyes españolas

Exterior de la cárcel de Brians 2.
Exterior de la cárcel de Brians 2.

Abilio H. tiene 42 años y permanece ingresado en la cárcel de Brians 1, a unos 40 kilómetros de Barcelona. Este miércoles, ha querido aprovechar la declaración de independencia de Carles Puigdemont en el Parlament para exigir su inmediata puesta en libertad. El razonamiento del hombre tiene miga: dice que, como la Generalitat es responsable de las prisiones y ya no reconoce las leyes españolas, se ha vulnerado su derecho a la tutela judicial efectiva.

Este miércoles, Abilio ha presentado un documento en el juzgado de guardia de Sant Feliu de Llobregat. Está escrito con bolígrafo y firmado por él mismo. Solicita un habeas corpus, una figura legal que permite poner a un detenido a disposición inmediata del juez para que considere si ha sido arrestado de forma ilegal. Abilio afirma que carece de tutela judicial efectiva "ante la declaración unilateral de independencia que ha proclamado el gobierno de la Generalitat, en independencia del grado legal en que ésta se encuentre".

Abilio intenta exponer una contradicción: "Estoy en detención preventiva interno en el CP Brians 1 bajo las leyes del código penal español". Esas leyes, agrega, "no las reconoce el órgano competente que guarda tanto mi custodia como mis deberes y derechos como ciudadano español", en alusión al Departamento de Justicia de la Generalitat. El preso pide al juzgado que "se pronuncie" sobre su "situación legal".

Atracador reincidente, el hombre ingresó por primera vez en una cárcel a los 24 años. Tras una larga condena por robos con violencia e intimidación, salió en libertad en febrero de 2007. A las pocas semanas ya había conseguido un arma y con ella había atracado una oficina bancaria en Tossa de Mar. Cometió otros 16 atracos en Barcelona hasta que, ese mismo año, fue detenido por los Mossos.