Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía investiga la identidad de los agresores ultras en la manifestación de Valencia

Los socialistas piden que el ministro del Interior explique el dispositivo adoptado para evitar incidentes

Concentración de ultras el lunes en Valencia.
Concentración de ultras el lunes en Valencia.

La policía investiga la identidad de los ultras que este lunes agredieron a varias personas en Valencia al inicio de la manifestación convocada por la Comissió 9 d'Octubre. "Hemos abierto una investigación y las unidades de información de la policía están visionando las imágenes de los hechos", ha afirmado este martes Juan Carlos Moragues, delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, que ha condenado lo sucedido.

Los socialistas han pedido la comparecencia del ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en el Congreso de los Diputados, y la del delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Moragues, en el Parlamento autonómico para que expliquen qué dispositivo se adoptó para evitar incidentes y qué pasos se están dado para localizar a los agresores.

"Queremos saber qué diligencias se han abierto y a qué juzgados las han trasladado, porque si no nos tocará ir a los juzgados a nosotros. Hay una clarísima responsabilidad política por la imprevisión y por la falta de persecución de delincuentes convictos y confesos que son los agresores", ha afirmado el portavoz socialista en las Cortes Valencianas, Manuel Mata.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha reclamado que se identifique y detenga a los responsables de las agresiones. "Eso es lo fundamental. A partir de eso, es evidente que hay que dar por parte del Gobierno las explicaciones oportunas". En el mismo sentido se ha expresado el alcalde de Valencia, Joan Ribó.

Compromís y Podemos pidieron el lunes la dimisión de Moragues. Este martes han propuesto junto a los socialistas aprobar una declaración institucional de condena en la Cámara autonómica, que Ciudadanos se ha mostrado dispuesto a apoyar. El PP ha manifestado "su rotunda y más enérgica condena a todo acto de violencia venga de donde venga".

Moragues ha defendido la labor de la policía y ha resaltado que los "enfrentamientos puntuales" se produjeron antes del comienzo de la manifestación, en calles aledañas, mientras que la marcha transcurrió posteriormente sin incidentes relevantes, pese a que se desarrollo bajo una enorme "tensión".

"No podemos poner un policía en cada esquina y con cada manifestante. El dispositivo fue suficiente y contó con un refuerzo de 100 policías nacionales venidos de fuera de la Comunidad Valenciana. Estuvo muy reforzado respecto a otros años", ha asegurado el delegado del Gobierno.

Manifestación anual

La manifestación había sido convocada por la Comissió 9 d'Octubre, integrada por partidos, sindicatos y entidades cívicas, bajo el lema Sí al valencià. La marcha tiene lugar todos los años por la tarde, coincidiendo con el día de la Comunidad Valenciana, el 9 de octubre, en el que se conmemora la entrada a la ciudad del rey Jaume I, en 1238.

La CUP y Arran anunciaron este año su intención de expresar en el mismo lugar y a la misma hora su apoyo al proceso secesionista de Cataluña. Moragues ha afirmado este martes que la delegación del Gobierno consideró que no era una convocatoria distinta, sino que los independentistas se sumaban a la marcha preexistente. La Comissió 9 d'Octubre, que en 2017 tenía como convocante concreto de la marcha a UGT-PV, insistió en marcar distancias los días previos con el llamamiento soberanista.

Grupos de ultraderecha convocaron, en paralelo, una concentración de protesta en el mismo punto. El delegado del Gobierno ha afirmado que las fuerzas de seguridad tuvieron conocimiento de esta convocatoria, que no fue previamente comunicada como es obligatorio, por mensajes observados en las redes sociales y que la policía acordonó "tanto a los grupos de extrema derecha como a los independentistas", con lo que se evitaron incidentes relevantes durante la manifestación.

Según la explicación de Moragues, que ha hecho las declaraciones antes de participar en un acto en Alicante, las agresiones se produjeron antes de la marcha, en las calles aledañas a la plaza de San Agustín, cuando unos y otros se dirigían a sus respectivas concentraciones. Los agredidos por parte de ultraderechistas fueron asistentes a la manifestación de la Comissió 9 d'Octubre y también el fotógrafo que cubría el acto para EL PAÍS, José Jordán, a quien varios ultras golpearon y trataron de robar la cámara.

El delegado del Gobierno ha señalado que la policía intervino "cuando se percató" de los incidentes, ha subrayado que no le consta que hubiera heridos y ha justificado que no se produjeran detenciones en el momento. "Lo principal ayer era preservar la integridad física y la seguridad de los manifestantes", ha dicho Moragues, que ha considerado que en ese sentido y durante el recorrido de la marcha la actuación policial cumplió su objetivo.

Más información