Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una procesión de pitos y banderas

El desafío secesionista catalán sobrevuela la Procesión Cívica de la Senyera en Valencia, con gritos de apoyo a la Policía y silbidos a los políticos

Procesion Civica de la Senyera
Una parte del público que ha seguido la Procesión ha exhibido banderas valencianistas y españolas.

Pitos a los políticos, aplausos a la Policía y profusión de banderas valencianistas y españolas. Esa ha sido la escenografía de la Procesión Cívica de la Senyera de este año en Valencia, uno de los actos centrales del 9 d'Octubre, Día de la Comunitat Valenciana, que se celebra hoy. El desafío independentista catalán ha sobrevolado una marcha que ha cubierto el trayecto rápido.

Al grito de "no estáis solos" una parte de los asistentes ha mostrado su apoyo a las decenas de policías nacionales que han custodiado, junto a los agentes locales, una procesión en la que la concejal de València en Comú [donde se integra la plataforma Podem] María Oliver ha portado la bandera valenciana.

Ha sido una manifestación ruidosa, bronca en momentos puntuales, con pitos al paso de la comitiva de los políticos y profusión de banderas valencianistas y españolas. La esteladas de otros años no se han visto en esta ocasión. El alcalde de Valencia, Joan Ribó, de Compromís, es uno de los políticos que se ha llevado la peor parte. Le han echado en cara su origen catalán "Volem un alcalde que siga valencià [Queremos un alcalde que sea valenciano]" o "Somos valencianos, nunca catalanes", coreaban simpatizantes regionalistas.

Al término de la procesión, cuando las autoridades han depositado coronas de laurel ante la estatua del rey Jaume I han vuelto los pitos del público. Ribó ha querido restarle importancia y ha achacado este clima más crispado a la proximidad del referéndum del 1-O en Cataluña. "Se ha desarrollado con toda normalidad, con aplausos y gritos en contra como todos los años", ha declarado. Se han escuchado los himnos valenciano y español entre aplausos.

El delegado del Gobierno; el popular Juan Carlos Moragues, ha valorado el apoyo público "unánime" que la sociedad ha expresado con aplausos a las Fuerzas de Seguridad "tras lo sucedido el 1 de octubre" y "la presión y amenazas que han recibido de los grupos independentistas" y ha asegurado que "no ha habido ningún incidente" aunque sí "chillidos y gritos".

Representantes de Podemos han denunciado más tarde que durante un momento de la procesión cívica, algunos miembros de su formación han sido rodeados por el público, que les ha insultado, lanzado escupitajos e intentado agredir y que han impedido que pudieran concluir el recorrido hasta el Ayuntamiento, informa Efe.

Más información