Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los más jóvenes encabezan la petición de una salida negociada

El 61% pide al Gobierno catalán que recapacite y opte por una vía como la del nacionalismo vasco

Los ideólogos del independentismo suelen dar por sentado que los jóvenes son los más partidarios de sus tesis y los más dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias en el actual proceso de ruptura con el resto de España. La encuesta de Metroscopia desmiente parte de estas teorías. De entrada, son los votantes más jóvenes los que, con mayor proporción (61%), piden al Gobierno catalán que recapacite y opte por una vía negociadora como la del nacionalismo vasco.

FOTO: El pleno del Parlament del pasado jueves. / VÍDEO: Qué ha pasado en las últimas horas.

Los catalanes menores de 35 años son los que se muestran más críticos con la actual situación política. Su malestar con el Gobierno central, al que culpan de haber dado alas al independentismo, no impide que sean más críticos que la media también con el bloque independentista.

A ello contribuye que sectores de los partidos independentistas, sobre todo los alineados con la CUP, hayan marcado distancias con el proceso soberanista porque creen que en muchos casos ha tapado el debate sobre los problemas sociales. Conscientes de ello, y en un intento de no perder sus votantes más jóvenes, los dirigentes de la CUP llevan meses llamando a “enterrar” el proceso y clarificar la situación, lo que para ellos pasa por la independencia inmediata. En otras palabras, los jóvenes de la CUP quieren romper cuanto antes sus vínculos con el partido de Carles Puigdemont, al que ven excesivamente escorado hacia tesis neoliberales y heredero de los casos de corrupción de Convergència.

Una muestra de la incomodidad de buena parte de los jóvenes con el proceso soberanista la refleja la decisión del equipo de Carles Puigdemont de no fijar un mínimo de participación en el referéndum de octubre para considerar válidos los resultados. Hasta el 68% de los votantes de menos de 35 años se muestran contrarios a ello y piden que se aplique el requisito de una participación elevada ante la consulta independentista.

Mala situación política

Son también los jóvenes los más críticos con las formas utilizadas para llevar a cabo la tramitación del referéndum. El 63% de los encuestados menores de 35 años creen que la forma empleada hace que el referéndum no se pueda considerar válido.

Más allá del referéndum, la actual situación política en Cataluña no satisface precisamente a su ciudadanía: el 60% la define como mala, y solo el 32% como buena (porcentaje éste, nótese, cuya magnitud coincide con el tercio aproximado de independentistas decididos que desde hace ya años los sondeos detectan). La satisfacción al respecto solo es claramente mayoritaria entre quienes votaron en 2015 a Junts Pel Sí (JxSí). Sin embargo, un tercio de los votantes de la coalición de Carles Puigdemont y Oriol Junqueras tampoco están satisfechos con la actual situación. Y es que el momento político catalán, muy bronco, tiene poco que ver con la transición tranquila y ordenada que Junts pel Sí prometió durante la campaña electoral que les llevó a ganar las elecciones y que consiguió el favor mayoritario de las clases medias.

En el caso de los votantes de la CUP también resulta destacable que un 41% de sus votantes considere mala la actual situación, justo en el momento de máximo poder de este partido de izquierda radical.

Al mismo tiempo, la insatisfacción es claramente más elevada entre los catalanes más jóvenes (66%) que entre los de más edad.

No faltan tampoco las críticas al Gobierno central entre los más jóvenes. El 82% cree que Mariano Rajoy ha contribuido a reforzar el proceso de secesión en lugar de debilitarlo.