Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Julien Temple estrenará en In-Edit su última producción

El festival se celebrará entre el 26 de octubre y el 5 de noviembre en Barcelona

Queercore, presentará otras formas de ser homosexual en la música.
Queercore, presentará otras formas de ser homosexual en la música.

En 1960 Charles Aznavour, en uno de los primeros Truffauts, era el punto de mira de los que disparaban al pianista. El tiempo ha pasado y los chicos del In-Edit Festival se jactan en su nuevo logotipo de llevar quince años disparándole al pianista. Sin tener una lista clara de las bajas pianísticas causadas, lo cierto es que en esos años muchas han sido las dianas, certeras y a menudo sorprendentes, que ha ido acumulando el, por ahora, único certamen hispano de cine documental musical. Dianas que, en su edición número quince, esperan repetir gracias a la colaboración de un público numeroso, muy variado y, sobre todo, tremendamente fidelizado con el festival.

Este año el In-Edit barcelonés, contemplado como festival estratégico por el departamento de cultura de la Generalitat, se celebrará entre el 26 de octubre y el 5 de noviembre. Una versión más reducida se presentará en Madrid entre el 26 y 29 de octubre. Su premisa, según Luis Hidalgo, su director artístico, sigue siendo la misma: “mirar el mundo que nos rodea a través de la música teniendo en cuenta que el mercado ofrece lo que ofrece cada año y nosotros solo podemos seleccionar entre esa oferta lo que creemos más interesante”.

Julien Temple volverá a Barcelona para presentar el estreno mundial de su producción Doc Alive: my life story sobre un espectáculo autobiográfico de Suggs, cantante del grupo de ska M adness. El propio Suggs actuará en directo tras la proyección de la película ofreciendo ese mismo show acompañado por un pianista.

En ese afán, varias líneas maestras marcarán el cartel de este año: la electrónica añeja (con trabajos sobre Tangerine Dream, Suzanne Ciani, la escena electrónica alemana o el visionario productor Conny Plank), los retratos de figuras indiscutibles (John Coltrane, Bill Frisell, Alicia de la Rocha o Sami Saif), diversas miradas sobre la escena musical (punk, reggae, música brasileña) y un gran paquete de inclasificables. Entre esos productos difíciles de etiquetar se encuentran algunas de las perlas del certamen como Queercore, presentando otras formas de ser homosexual en la música, Buck Out!, reivindicando el maltratado dancehall, o Cassette, luchando contra la nostalgia de ese u otros formatos añejos.

Con luz propia destaca el film Liberation Day que explica las vicisitudes por las que pasó el grupo esloveno Laibach al intentar actuar en la hoy desgraciadamente de actualidad Corea del Norte.

In-Edit presenta algunas novedades como una sección de cortometrajes y una competición para jóvenes realizadores. También, por primera vez, un espectáculo dedicado a los niños: Reggae per xics.

En esta nueva etapa el festival se celebrará, además de en Madrid y Barcelona, en Perú, Chile, Brasil y Grecia. El pasado año se alcanzó la cifra de 80.000 asistentes en todo el mundo. El festival barcelonés, que tras catorce años se ha desvinculado del patrocinio de una marca de ginebra, tiene un presupuesto global de 300.000 euros con un 35% de aportación pública.