Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los musulmanes catalanes marchan en La Rambla contra el terrorismo

Hubo representantes de todas las formaciones políticas con representación en el Parlament menos el PP

Las comunidades musulmanas de Barcelona se concentraron la tarde de este lunes en la plaza Catalunya para apoyar a las víctimas y condenar los actos terroristas que pretenden confundir a la opinión pública al vincular la extrema violencia con el Islam. Según la Guardia Urbana, más de 2.500 personas de diferentes colectivos se reunieron a las 19.00, muy cerca de La Rambla —donde se produjeron los atentados del jueves—, pidiendo enérgicamente la paz.

Concentración contra el terrorismo en la plaza de Catalunya, convocada por la comunidad musulmana. FOTO: JOAN SÁNCHEZ. VÍDEO: ATLAS

Sobre una pequeña tarima, situada junto al monumento al presidente de la Generalitat Francesc Macià en la plaza Catalunya, tres representantes de las comunidades islámicas barcelonesas leyeron en catalán, castellano y árabe un comunicado donde rechazaban los atentados y apoyaban a las víctimas y los heridos en los actos terroristas.

“No al terrorismo. No a la violencia y sí a la paz”, gritaban al unísono las miles de personas concentradas.

“Los musulmanes solo podemos dar las gracias a Cataluña. Todos hemos llorado de incomprensión por lo sucedido y trabajaremos para que no vuelva a pasar”, decían los convocantes. Las comunidades musulmanas anunciaron en un manifiesto que velarían para que los “jóvenes no abracen una ideología que no tiene nada que ver con la religión musulmana”. Tras diferenciar terrorismo de religión, el texto acababa dejando claro que las comunidades islámicas están ahora muy preocupadas por las segundas generaciones de inmigrantes: “Que un joven nacido en Cataluña se rebele contra su país o su ciudad significa que tenemos un problema que debemos afrontar en lugar de esconder. Pedimos a las administraciones, tanto al Estado, como a la Generalitat y los ayuntamientos, que nos dejen hablar con ellas para afrontar nuestro futuro”.

Políticos en la cabecera

La mayoría de los asistentes a la concentración mostraban improvisados carteles escritos en castellano y catalán sobre cartones. Entre los mensajes que habían escrito destacaban algunos: “Nosotros también somos víctimas”, “El terrorismo no tiene religión”, “Todos somos Barcelona, no al terrorismo”.

La cabecera de la concentración estaba muy difuminada ya que, al contrario que en otras protestas, los asistentes se movían delante y detrás de una gran pancarta verde que rezaba: “No somos terroristas, somos musulmanes”. Muy próximos a la pancarta de cabecera estaban la presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell; el consejero de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia de la Generalitat, Raül Romeva, o el primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello. Había representantes de todas las formaciones políticas con representación en el Parlament y el Ayuntamiento de Barcelona, con la excepción del Partido Popular.

Entre los que lanzaban cánticos se encontraba Mohammed Chaib Akhadim (PSC), quien fuera en 2003 el primer diputado musulmán en el Parlamento de Cataluña.

Agentes de los Mossos d’Esquadra tuvieron que ayudar a organizar la manifestación que bajó por un lateral de La Rambla recorriendo, entre gritos en favor de la paz, los 500 metros que el pasado jueves una furgoneta conducida por el terrorista abatido este lunes, Younes Abouyaaqoub, dejó sin vida a 13 personas y más de un centenar de heridos.

Las diferentes comunidades musulmanas marcharon Rambla abajo repudiando el terrorismo hasta llegar a la altura del Pla de L’Ós, donde se detuvo la furgoneta terrorista el jueves. Allí depositaron flores para homenajear a las víctimas.

Los inmigrantes defienden el modelo catalán

La Mesa de Ciudadanía e Inmigración de Cataluña y el Consejo Municipal de Inmigración de Barcelona condenaron este lunes los atentados terroristas del pasado jueves en Barcelona y Cambrils y defendieron el modelo de convivencia existente en Cataluña.

El teniente de alcalde de Derechos de Ciudadanía, Participación y Transparencia, Jaume Asens, señaló que “la mejor vacuna y anticuerpos contra los discursos de odio es la apuesta por la diversidad que existe en Barcelona y Cataluña”. “El odio no se vence con más odio, sino afianzando el modelo de convivencia, de lucha contra las desigualdades, de defensa de los derechos humanos y de acogida de refugiados, que precisamente huyen del mismo horror que se vivió en la Rambla”, agregó Asens.

Más información