Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Redescubrir a Bach en Barcelona

La quinta edición del festival ‘Bachcelona’ acerca la música del compositor en formatos como la danza, el cine o los ritmos caribeños

Uno de los conciertos de la edición del 2016.
Uno de los conciertos de la edición del 2016.

“Las cosas de las que habla Bach son universales. Ese es el placer de la música”, aseguraba John Crockatt hace apenas un año en Barcelona. El joven violinista londinense fue uno de los protagonistas de la pasada edición del Bachcelona, un festival entregado en cuerpo y alma a la divulgación de la figura de Johann Sebastian Bach. En su quinta entrega, el certamen sigue apostando por descubrir al compositor barroco en todas sus facetas y en escenarios emblemáticos de la ciudad como el Palau de la Música, el recinto modernista de Sant Pau o el Palau Güell. Una interpretación de la Misa en Si menor de Bach abre la nueva edición de la iniciativa que pondrá la música clásica a pie de calle del 19 al 25 de julio.

La riqueza de formatos es la gran baza del Bachcelona. El festival que organiza la fundación Bach Zum Mitsingen propone actividades que exploten una experiencia más allá del concierto y del estilo clásico puro. Dos de las grandes propuestas innovadoras de esta edición son la danza y los ritmos caribeños. El Bach en moviment juntará en un mismo escenario la música del compositor interpretada a violonchelo con los movimientos de una bailarina de danza contemporánea. El ritmo vendrá de la mano del Marimbach y del Cubach!. El primero consiste en una selección de piezas del cantor de Leipzig versionadas con un instrumento aparentemente tan lejano como la marimba. La segunda propuesta llevará la obra de Bach a una sala emblemática de Barcelona como Jamboree. Un trio de músicos encabezados por el pianista Roberto Fonseca presentará una fusión entre música clásica i ritmos cubanos. En esta edición repite la colaboración del certamen con la Filmoteca de Catalunya, que proyectará tres películas de corte musical.

Popularizar la figura de Bach, acercándolo al gran público es uno de los objetivos principales del festival. Uno de los nombres en mayúsculas que encabezan éste redescubrimiento de Bach es Ton Koopman. El reconocido organista y director de orquestra holandés ahondará en los aspectos más lúdicos de la obra del músico barroco ante uno de los públicos a priori más difíciles: “Los niños pueden hacer ruido, no tienen que estar en silencio. A veces hacemos muy mala publicidad de la música clásica”, aseguraba Koopman, que dirigirá este año el Bach per a nens y el Bach magistral.

Atardeceres, vino y arquitectura

El programa del certamen también permite disfrutar de Bach en un ambiente distendido, copa en mano. El patio del Museo Marés acogerá el Bachmosferes, una degustación de vinos amenizada con actuaciones en directo para matar los atardeceres y dar la bienvenida a la noche al ritmo de música clásica.

Un formato más íntimo y en espacios privilegiados de la ciudad es la propuesta del Gaudint Bach o el Bach de cambra. Asistir a un concierto en el Palau Güell o perderse en el recinto modernista de Sant Pau bajo el compás de la música son dos de las opciones más sugerentes.