Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CUP pedirá la expropiación de la catedral de Barcelona para hacer una escuela de música

Los anticapitalistas proponen que en una parte del edificio se monte un economato de bienes de primera necesidad

Catedral de Barcelona.

La CUP de Barcelona vuelve a la carga con una proposición insólita. Después de pedir (sin éxito) la retirada de la estatua de Colón, este próximo jueves buscará apoyos, en el plenario del distrito de Ciutat Vella, por la expropiación de la catedral de Barcelona. La proposición pide "la socialización forzosa", después de afirmar, en el texto, que el edificio está en "desuso espiritual y religioso para el que estaba destinado" y en cambio ha contribuido a la "gentrificación y masificación turística y a la sobresaturación del espacio público" del entorno. La CUP pide que, después de la expropiación, el edificio se destine a acoger una escuela de artes escénicas y de música y un economato municipal de bienes de primera necesidad.

La archidiócesis destaca la importancia del templo

La archidiócesis de Barcelona ha contestado este martes la insólita propuesta del grupo municipal de la CUP, que pedirá la expropiación forzosa del templo para hacer enseñanzas artísticas y un economato. En un comunicado donde no hace ninguna mención a la propuesta, destaca la importancia del templo, "por donde pasan cerca de dos millones de personas cada año". Asegura que "es una de las sedes diocesanas europeas que cada día celebra más actos litúrgicos, tanto al servicio del archidiócesis de Barcelona como de todos los cristianos extranjeros que visitan la ciudad y buscan acogimiento y plegaria". El decano de la archidiócesis, Josep Ramon Pérez, se ha limitado a afirmar en declaraciones a televisiones: "Nos ha extrañado".

La exposición de motivos de la proposición defiende la expropiación del "conjunto arquitectónico, de interés público en cuanto que patrimonio histórico y considerando la carencia de vivienda" que sufren los vecinos de Ciutat Vella, el más presionado por el turismo. El texto afirma que desde el análisis "de la realidad social anticapitalista" no se entiende "como tiene cabida en el distrito un edificio propiedad de una institución que prácticamente en su totalidad y desde su fundación, ha servido a monarquías y burguesías, ayudando a perpetuar procesos de acumulación por desposesión, colonización, saqueo, esclavitud, moralización y control del proletariado".

El breve texto recuerda que la Iglesia católica manifiesta en sus textos "la voluntad y la obligación de trabajar para quien menos tiene". "Es por eso que pedimos la expulsión de los mercaderes del templo y la recuperación del espacio para las clases populares". Además de todos estos argumentos, en un vídeo difundido por la CUP de Ciutat Vella a Twitter, el consejero de distrito Joan Suqué critica que la iglesia disfrute de exenciones fiscales (cómo no pagar el Impuesto de Bienes Inmuebles) y pide que el gobierno de la alcaldesa Ada Colau "asuma la laicidad" de la cual hace gala expropiando un edificio que, remacha, "tiene un uso comercial".

La catedral de Barcelona es el primer templo de la Archidiócesis y el Arzobispado de Barcelona y es un edificio gótico de tres naves. Actualmente se puede visitar en horario por la mañana, mediodía y tarde y celebra cinco misas los días laborables, seis las vigilias y seis más los días festivos.

Más información