Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

34 años de cárcel y 3 millones en multas para los nueve implicados por 14 kilos de coca

La Audiencia de Lugo aplica la atenuante muy cualificada de dilaciones indebidas para los acusados de introducir el alijo en engranajes de ruedas desde Alemania

Arresto de varios supuestos narcos en un operativo de principios de marzo en el sur de Galicia.
Arresto de varios supuestos narcos en un operativo de principios de marzo en el sur de Galicia. EFE

La Sección Segunda de la Audiencia Lugo ha condenado a nueve acusados de introducir un alijo de 14,2 kilos de cocaína, en 2009, a condenas que suman 34 años de prisión y multas de tres millones de euros. Los magistrados han aplicado en su sentencia la atenuante muy cualificada de dilaciones indebidas en la causa y descartó la pertenencia a grupo organizado a los implicados por lo que rebajó más de la mitad las penas que solicitaba el fiscal.

La Sala, que absolvió a Celso Anido García, de Lugo, rechazó los intentos de las defensas de anular la causa, alegando que la investigación inicial de la Guardia Civil no estaba relacionada con la incautación de la droga que se llevó a cabo en una entrega controlada en Culleredo, después de recibir la alerta de los servicios aduaneros de Alemania de donde provenía el alijo.

Ante los informes de los abogados, “algunos de ellos hemos de reconocer que singularmente brillantes”, señala la sentencia de la que fue ponente el magistrado Edgar-Amando Fernández Cloos, la Sala considera que, aún así, “no nos encontramos ante una intervención telefónica llevada a cabo sin resolución judicial, ni ante una intervención acordada por resolución absolutamente inmotivada”.

Sutaya la sentencia que, además, se contó con el testimonio del procesado Antonio Manuel Sánchez Pazos, Antón, quien en 2013 se confesó culpable y reconoció la participación del resto de los procesados, aunque en el juicio se hubiese acogido a su derecho a no declarar. El fallo zanja la polémica ciñéndose al conocimiento del envío y a su recepción en la empresa.

La operación, una de las más importantes desplegada en la provincia de Lugo en la pasada década, se llevó en el marco del convenio Nápoles II de asistencia mutua entre administraciones aduaneras sobre la lucha contra el narcotráfico internacional organizado.

En este contexto, los servicios de Vigilancia Aduanera de España cumplieron el protocolo de actuación, enviando una solicitud de entrega controlada de droga que provenía del aeropuerto de Leipzig (Alemania), y que venía oculta en las ruedas de engranaje de los coches.

El remitente de la droga era una persona de Belo Horizonte (Brasil), mientras el destinatario era el Grupo Anvi S.C. de Culleredo (A Coruña). La entrega controlada del envío se llevó a cabo el 13 de enero de 2009 cuando se detuvo al titular de la empresa, Antonio Martínez Precedo, condenado a tres años y 6 meses de prisión y multa de 600.000 euros, que alegó su absoluto desconocimiento sobre el contenido de la mercancía.

Ese mismo día se encontraban en A Coruña y pendientes de recibir la encomienda el colombiano Rodolfo Rodríguez Campo, el asturiano David Enrique Sánchez González y los gallegos Antonio Manuel Sánchez Pazos y Julio Lemos Acha, este último de Vilanova de Arousa.

Cuando fueron detenidos, los agentes les intervinieron anotaciones relativas a la entrega de los engranajes, como un albarán y sus códigos de entrega. La Sala les condenó a 4 años y 6 meses de prisión y multas de 600.000 euros para cada uno.

Según los hechos probados, la cocaína, que tenía una elevada pureza de casi 86%, fue vendida a terceras personas por dos de los acusados, Félix García Fernández y Rubén González González, condenados a dos años de prisión. Durante la investigación también se constató que otros dos implicados relacionados con los anteriores, Marcos Pérez González y Efrén Arturo Méndez Soilán, habían vendidodos placas de hachís de cien gramos cada una por lo que se les impone una condena de 9 meses de cárcel.

Más información