Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenida una joven de 19 años por terrorismo yihadista en Terrassa

La mujer está acusada de captar y radicalizar a otras jóvenes a través de las redes sociales

Los Mossos d'Esquadra han detenido esta mañana en Terrassa a una joven de 19 años acusada de adoctrinamiento y captación en el ámbito del terrorismo yihadista. Pasadas las nueve y media de la mañana, la policía catalana ha irrumpido en un domicilio de la calle de Colom de la ciudad del Vallès, por orden del Juzgado Central de Instrucción 3 de la Audiencia Nacional.

La mujer tenía 173 seguidores en las redes sociales y participaba en más de 200 entradas en las que se "incitaba a cometer la yihad, la violencia en el espacio público", según ha contado el consejero del Interior, Jordi Jané, en el Parlament.

La joven ya fue investigada en el caso bautizado como Caront, en 2015, en el que los Mossos detuvieron a 11 personas acusadas de captar a hombres y mujeres para enviarlos a Siria y a Irak. La mujer era la novia de uno de los implicados en aquella supuesta trama. Además, tenían supuestamente la voluntad de atentar en Cataluña.

Hacía 10 meses que la policía catalana investigaba a la detenida. Está acusada de idealizar el papel de la mujer en la lucha yihadista, como, por ejemplo, teniendo hijos para incorporarlos en la causa yihadista y exaltando a los terroristas que forman parte de las organizaciones criminales, según una nota de la policía catalana.

La de hoy es la segunda operación en dos semanas de los Mossos d'Esquadra contra este tipo de amenaza. El 22 de marzo los agentes detuvieron a dos hombres, Tarik, de 26 años, y Rachid, de 37, acusados de difusión y captación para la causa yihadista en Roda de Ter.

Ambos se encuentran en prisión preventiva desde entonces por orden de la Audiencia Nacional. Uno de los hombres está acusado de radicalizar a dos mujeres. Una de ellas, Diana, fue detenida tres días después del arresto de Mossos en dirección contraria y drogada, en un incidente que la policía catalana catalogó como conducción temeraria bajo los efectos de las drogas, en el que no participó el servicio de información.