Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

CCOO inicia su renovación pidiendo un referéndum acordado

Empieza el 11º congreso del sindicato, del que saldrá elegida, previsiblemente, la única candidatura, la de Javier Pacheco

El presidente de la Generalitat entre los dirigentes de CCOO Joan Carles Gallego y Ignacio Fernández Toxo.
El presidente de la Generalitat entre los dirigentes de CCOO Joan Carles Gallego y Ignacio Fernández Toxo. EFE

Con la despedida de Joan Carles Gallego, hasta ahora secretario general de Comisiones Obreras (CC OO) en Cataluña, el sindicato inició ayer a su undécimo congreso, del que se prevé que salga elegido Javier Pacheco, el único que aspira a la sucesión. Gallego apuntó el cambio de posición de CC OO, que se debatirá en el congreso, respecto al procés: pasar de una defensa en genérico del derecho a decidir a un referéndum pactado. “Como primera fuerza sindical somos parte activa de la demanda de un referéndum”, dijo, aunque debe pasar por “un acuerdo y una negociación”.

"El crecimiento de la desigualdad y la debilitación de la democracia van de la mano", ha advertido Gallego en su discurso de despedida, en el que de forma muy extensa hizo balance de sus últimos cuatro años como secretario general de la primera organización sindical de Cataluña. Gallego, argumentando cuáles son los retos del futuro, también ha sabido encontrar puntos en común con las instituciones catalanas, representadas en el acto por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

"CCOO se ha adherido al Pacto Nacional por el Referéndum", ha recordado Gallego para sumarse a la demanda de un referéndum. "Pero las reivindicaciones nacionales son inseparables de las reivindicaciones de los trabajadores: el país son las personas, y la mejor manera de avanzar es garantizar el pacto social", ha afirmado después de que Puigdemont, en un discurso previo, recordara que el sindicato ha apoyado al Gobierno "en momentos clave de país".

De esta manera, el sindicato empieza a virar desde la defensa del derecho a decidir hacia una posición más firme de demanda de un referéndum, aunque Gallego ha reiterado su defensa de una "salida política" que pase por "un acuerdo y una negociación". El cambio de posición ante el proceso soberanista responde a una realidad sindical que CCOO confirmó en una encuesta reciente a sus afiliados: el 40,3% quiere que Cataluña sea un estado independiente, y el 42,8% se decanta por una vía federalista.

De este congreso saldrá como nuevo secretario general, previsiblemente, Javier Pacheco, actual responsable de la Federación de Industria y el único que ha presentado candidatura. Pacheco se enfrenta a unos retos marcados por la precariedad laboral que aflora después de la crisis y por el descenso de afiliados: cuando Gallego tomó el mando del sindicato, en 2008, se llegó a los 187.097 afiliados, que en 2016 habían bajado a 140.078.

En su discurso, el secretario general saliente ha pedido unidad en el movimiento sindical: "Si no avanzamos juntos, divididos y peleados perdemos utilidad". Gallego ha alertado también de que, pese a los buenos datos macroeconómicos y a las cifras de ocupación que se han conocido hoy mismo, la salida de la crisis está amenazada por una creciente precariedad laboral y por una desigualdad que se ceba en los más desfavorecidos, en especial en las mujeres.

En este sentido, se ha alineado con las palabras que antes había pronunciado la alcaldesa Ada Colau, que ha afirmado que "los contrapoderes sindicales" y las ciudades tienen que ser los referentes en la defensa de los derechos. Colau ha enmarcado los conflictos que denuncia CC OO en la Europa posterior a las políticas de austeridad: "Nos han debilitado, y hoy tenemos una Europa que corre el riesgo de resquebrajarse porque fallan sus principios fundacionales".