Distrito Castellana Norte

El apoyo vecinal al plan del BBVA para Chamartín sube un 10% en dos años

Nueve de cada diez residentes de la zona valoran positivamente el proyecto de Distrito Castellana Norte, según un estudio

Parte de la zona norte de Madrid afectada por la paralizada Operación Chamartín.
Parte de la zona norte de Madrid afectada por la paralizada Operación Chamartín.Álvaro García

El apoyo de los vecinos de los barrios del norte de Madrid, donde se realizaría la ampliación de la Castellana propuesta por la promotora Distrito Castellana Norte, ha subido un 10% en dos años, pasando del 81,2% de 2015 al 91,7% de 2017. Los datos elaborados por la firma independiente MyWorld sobre una muestra de 1.200 entrevistas arrojan el apoyo estable de los vecinos al proyecto urbanístico propuesto por BBVA, que participa de DCN. El Ayuntamiento de Madrid, dirigido por Manuela Carmena, decidió en mayo del año pasado tumbar ese diseño tras calificarlo de especulativo.

En los barrios de Begoña, Castilla, Fuencarral, Las Tablas, Montecarmelo y Sanchinarro –los que se verían afectados por la prolongación de la Castellana– el apoyo al plan de Distrito Castellana Norte (la promotora formada por BBVA y la constructora San José) se coloca entre un 82% y un 93% de los encuestados, con un margen de error de casi el 3%. Belén Barreiro, expresidenta del CIS y actual directora de la firma de investigaciones sociológica que ha realizado el estudio, revela que los vecinos tienen una "percepción favorable del proyecto y que esta ha mejorado en el último año".

La transversalidad del apoyo vecinal –o "unanimidad", según señaló José Luis Rodríguez, de DCN– se aprecia también en todas las áreas políticas. Más del 90% de los simpatizantes o electores encuestados de PP, PSOE y Ciudadanos se muestran favorables al plan propuesto por DCN. También el 75,9% de los afines a Ahora Madrid, formación que orbita alrededor de Podemos y que gobierna la capital desde 2015, valora positivamente el proyecto. Y esto que en mayo de 2016, el Ayuntamiento, dirigido por Manuela Carmena (Ahora Madrid), fue quien bloqueó la operación urbanística.

En cuanto a los métodos de financiación, el 63% de los encuestados espera que el gasto del proyecto recaiga en la iniciativa privada, mientras que solo el 5,3% aboga por dar protagonismo a los fondos públicos. El 31% admite no tener una opinión al respecto. DCN previó una inversión de 1.200 millones de euros para el diseño del nuevo barrio residencial y de servicios en el norte de Madrid. El plan alternativo del Ayuntamiento abogaba, en cambio, por la iniciativa pública.

Madrid Puerta Norte, el plan del Consistorio elaborado tras el rechazo al modelo de DCN, planteaba rebajar a la mitad el área urbanizable y reducir de 17.000 a 4.600 el número de viviendas construibles. Este enfoque fue rechazado por todos los actores involucrados en la operación urbanística. Fomento, a través de Adif, la Comunidad de Madrid y DCN, concesionaria de los derechos edificatorios, impugnaron incluso el veto del Ayuntamiento en los tribunales. DCN accedió a reducir en febrero en un 20% las viviendas previstas en su proyecto, pero la oferta todavía no ha obtenido el sí definitivo del equipo de Carmena.

La creación de puestos de trabajo, de medidas de impacto sobre el tráfico y de nuevos servicios públicos son los elementos que los vecinos valoran más de la propuesta de DCN. Carriles bicis, creación de huertos urbanos y traslado de las ermitas de San Roque y Nuestra Señora de Lourdes, los que menos.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50