Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau compra 446 pisos para destinarlos a emergencias sociales

El precio medio de las adquisiciones es de 90.000 euros y el coste total de 40 millones

Obras en una promoción de vivienda social, en la calle Constitución de Barcelona.
Obras en una promoción de vivienda social, en la calle Constitución de Barcelona.

El gobierno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha comprado o está en proceso de comprar, desde que comenzó su mandato, un total de 446 pisos para destinarlos a emergencias sociales, un servicio que diariamente aloja (temporalmente) a 400 personas. El paquete supondrá una inversión de 40 millones de euros, una media de 90.000 euros por vivienda, que incluye la compra y las obras de rehabilitación (en algunos casos solo pintarlos, en otros hacer alguna obra).

El criterio de compra es que sean económicos, la zona en la que están y su estado de mantenimiento. Los pisos tienen 62 metros cuadrados de media y tres cuartas partes están ubicados en cuatro distritos: Nou Barris (el de menor renta de la ciudad), Sant Andreu, Sant Martí y Ciutat Vella. Y el consistorio apunta su intención de comprar también en zonas donde escasea el suelo libre y será más difícil construir, como el céntrico Eixample, Horta o Sarrià.

Del total, 151 ya pertenecen al Ayuntamiento; 56 están pendientes de la firma en el notario; y otros 239 están en proceso de compra (localizados y presupuestados), aseguran fuentes municipales. En todo el mandato pasado, el ejecutivo del ex alcalde Xavier Trias compró 170, apuntan.

Este acelerón en la compra de vivienda (tanto a particulares como a entidades financieras) responde a la política de Colau de ampliar el parque de pisos públicos por todos los medios: promoviendo, con convenios de cesión con grandes tenedores como la Sareb o los bancos, intentando captar pisos vacíos de vecinos dispuestos a alquilarlos con garantías… Y también comprando vivienda para incorporarla al patrimonio de la ciudad, una opción que el gobierno defiende porque comprar sale a mitad de precio que construir y permite disponer antes de los pisos.

Con todo, el consistorio no informa ni de cuántos de estos pisos ya se han podido adjudicar; ni de cuántos estaban ocupados cuando se compraron. “Algunos, no sabemos la cifra”, afirma un portavoz, que apunta que cuando el Ayuntamiento topa con un piso que una familia ocupa “porque está en situación de vulnerabilidad, lo compra”; solo cuando la familia está en esta situación, señala.

En la mitad de los casos de los pisos ya comprados, el consistorio ha utilizado el tanteo y retracto que prevé la Ley de Vivienda de la Generalitat en los llamados municipios de demanda acreditada. Un derecho que desarrolló el Gobierno catalán con el decreto de Medidas Excepcionales en materia de vivienda, que permite a los Ayuntamientos comprar preferentemente pisos procedentes de transmisiones tras ejecuciones hipotecarias: esto es, cuando les avisa el ejecutivo, ser los primeros en comprar.

La incorporación de estos pisos permitirá aliviar el servicio que aloja a vecinos que por alguna razón necesitan un piso de forma urgente: sea por un desahucio, por situación de vulnerabilidad extrema, incendios o situaciones como las que afrontan las víctimas de violencia de género. De media, el consistorio barcelonés aloja cada día a 400 personas, tal y como explicó la semana pasada cuando el grupo municipal de ERC reveló que el gobierno ha contratado a la agencia de viajes Snow Travel para realizar los trámites de reserva de alojamientos de emergencia en hostales, pensiones, apartamentos u hoteles.

Más información