Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento da un ultimátum de un mes a Cecot para que asuma sus estatutos

La patronal catalana mantiene la amenaza de expulsión pero evita suspenderla durante un año

Fomento da un ultimátum de un mes a Cecot para que asuma sus estatutos

La asamblea de Fomento del Trabajo aprobó ayer dar un ultimátum a su principal organización territorial, la vallesana Cecot. En un plazo de 30 días, ambas organizaciones tendrán que discutir sobre sus discrepancias en torno a los estatutos de la principal patronal catalana y de esas discusiones surgirá un informe jurídico del que se desprenderá si Cecot debe abandonar Foment del Treball o si corrige y asume los estatutos y sigue en su seno. Con esa solución improvisada se evitó la propuesta efectuada por el presidente de Fomento, Joaquim Gay de Montellà, de suspender durante un año a la organización vallesana.

La disputa entre ambas patronales tiene tres frentes. En el ámbito institucional, las divergencias entre el planteamiento patronal de cada una de ellas y la posición ante la actual situación política catalana. En el plano personal, el enfrentamiento entre Gay de Montellà y Antoni Abad, presidente de la Cecot.

La asamblea ha optado por lanzar el ultimátum y no por la expulsión directa después de que la propuesta de Gay de Montellà pasara por el comité ejecutivo y la junta directiva y se considerara que su propuesta prolongaba demasiado tiempo el problema. Finalmente, se creará una comisión de estudio y evaluación “para la adecuación del alcance territorial de la actividad de Cecot a los estatutos de Fomento del Trabajo”. Si no hay acuerdo, la junta directiva de la patronal someterá a votación la baja de Cecot.

La resolución aprobada por la asamblea intenta evitar una de las mayores crisis de Fomento del Trabajo, que se planteaba dejar temporalmente sin derechos ni obligaciones a su principal organización territorial. La propuesta de Gay de Montellà se quedó ayer en el comité ejecutivo, que prefirió apostar por la pacificación y el pacto. La propuesta de suspender durante un año a Cecot la había anunciado el presidente de Fomento por la mañana, durante un encuentro con periodistas. Ni la propia patronal presidida por Abad conocía el riesgo al que se enfrentaría por la tarde. Tras la asamblea, Abad señaló que “nunca se ha pretendido ser una entidad más representativa”.

El argumento de Fomento para excluir a Cecot de su dinámica interna es que ha extendido sus actividades más allá de su límite comarcal original. El máximo ejemplo es la celebración de la Nit de l’Empresari en los últimos años en Barcelona —históricamente se celebraba en Terrassa—, localización que disgusta en el seno del comité ejecutivo de Fomento del Trabajo. Pero también hay críticas al hecho que Cecot tenga hilo directo con la Generalitat y el Gobierno central o que ofrezca servicios a empresas de Barcelona que son competencia directa para la gran organización empresarial catalana.

Discrepancias mantenidas

Las diferencias entre Fomento y Cecot no son nuevas. Este año ya se planteó la suspensión de la organización territorial, con la que la dirección de la principal patronal catalana ha mantenido en los últimos años importantes diferencias respecto a cuál debía ser la posición empresarial en el debate político sobre el soberanismo. Abad, vinculado a la antigua Convergència, no se ha mostrado refractario al movimiento independentista, como sí lo ha sido Gay de Montellà, que hasta ayer no abrió la puerta a celebrar un referéndum de independencia, aunque no en 2017, como prevé el Gobierno catalán.

Pero a esas diferencias se ha sumado en los últimos días el anuncio de Abad de querer presentarse a las próximas elecciones de Fomento, lo que supondría, por segunda vez en la historia de la organización, que dos candidaturas se enfrentaran. La última vez ocurrió en 2010, cuando Jaume Boixareu, también vinculado a sectores nacionalistas, puso a prueba el liderazgo del entonces presidente Joan Rosell. La disputa generó una división sin precedentes en la patronal. Abad dio apoyo inicialmente a Boixareu pero poco antes de las elecciones se descolgó de esa candidatura.